Publicado 27/02/2021 15:15CET

República Checa introduce este lunes las medidas más duras de toda la pandemia para impedir el colapso sanitario

Archivo - Un hombre se reúne con su familiar en una residencia en Praga
Archivo - Un hombre se reúne con su familiar en una residencia en Praga - Michaela íhová/CTK/dpa - Archivo

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno checo ha anunciado que este próximo lunes entrarán en vigor las medidas de bloqueo más estrictas desde el inicio de la pandemia de coronavirus para evitar un colapso del sistema de salud en el país, a punto de rozar los 20.000 fallecidos por la enfermedad.

Durante al menos tres semanas a partir del lunes, el país centroeuropeo restringirá los viajes entre condados y cerrará todas las escuelas, preescolares y algunas de las tiendas que están abiertas, según ha informado el primer ministro del país, Andrej Babis.

"Tenemos que hacerlo para evitar un colapso total de nuestros hospitales", ha declarado el primer ministro en declaraciones recogidas por el portal de noticias 'Prague Morning'.

"De lo contrario, el mundo entero va a ver otra Bérgamo en este país", ha añadido, en referencia al estallido del coronavirus en la región italiana de Lombardía, al principio de la pandemia, y uno de los más graves de todo el brote.

"Así que, de ser posible, quédense en casa", remachó el ministro del Interior, Jan Hamacek, antes de avisar que las medidas será aplicada por la Policía y el Ejército.

El Gobierno ha estado discutiendo con Alemania y Polonia una opción para enviar pacientes checos con COVID-19 a sus hospitales para recibir tratamiento, ya que las clínicas locales están llegando a sus límites. El ministro de Sanidad, Jan Blatny, ha indicado, no obstante, que únicamente se recurrirá a dichos traslados cuando sea absolutamente necesario.

Actualmente hay unos 7.200 pacientes ingresados en los hospitales del país, que ha registrado hasta ahora 1,2 millones de casos.

"Incluso si imponemos estas medidas", ha puntualizado el ministro de Sanidad, "según nuestros modelos más optimistas, seguiremos asumiendo un aumento de 20.000 nuevos casos confirmados por día, seguido de una disminución; si no lo hacemos, la carga para los hospitales será mucho mayor".