Publicado 14/03/2020 4:04:59 +01:00CET

"Sin respuestas", dos años después del asesinato de la concejal brasileña Marielle Franco

Manifestantes en Sao Paulo en una marcha en recuerdo de la concejala de Río de Janeiro Marielle Franco (Imagen de archivo)
Manifestantes en Sao Paulo en una marcha en recuerdo de la concejala de Río de Janeiro Marielle Franco (Imagen de archivo) - Cris Faga/ZUMA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

Marielle Franco, concejal brasileña, fue asesinada hace dos años junto a su conductor en Río de Janeiro. Dos personas han sido detenidas como autores materiales, pero aún quedan muchos interrogantes "sin respuesta", según ha denunciado Amnistía Internacional (AI), que exige a las autoridades "resultados sólidos" en la investigación del crimen.

Franco, afrodescendiente, bisexual y activista destacada por la defensa de los derechos de las minorías, fue acribillada a tiros el 14 de marzo de 2018 cuando circulaba en coche por el centro de Río de Janeiro tras participar en un acto con mujeres. Su conductor, Anderson Gomes, también murió.

"Dos años después (...) el crimen sigue sin resolverse y se ha convertido en un ejemplo de la impunidad de la violencia contra los defensores de los Derechos Humanos en Brasil", ha denunciado Amnistía Internacional.

La ONG valora la detención preventiva en marzo de 2019 --casi un año después-- de dos hombres como autores materiales del crimen como "un importante avance en la investigación", si bien al mismo tiempo ha lamentado que no se ha avanzado a la hora de "aclarar las circunstancias de los homicidios, quién los ordenó y por qué".

Un día después de estas detenciones, la familia de Franco y Amnistía Internacional se reunieron con el gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, y con el fiscal general del estado, Eduardo Gussem, que prometieron avanzar en la investigación con "rapidez, independencia y transparencia".

Sin embargo, la ONG ha reprochado que "no está ocurriendo así, pues el último año se ha caracterizado por una falta de información sobre el caso que hace pensar que las autoridades están atrapadas en un laberinto".

"No podemos dejar de rogar, luchar y pedir justicia para Marielle, quien se esforzaba por mejorar la vida de la gente. No podemos tampoco quedarnos de brazos cruzados", ha dicho Marinete da Silva, madre de Franco, al tiempo que ha avisado de que seguirán luchando hasta averiguar "quién ordenó el homicidio de Marielle y por qué".

Para Monica Benicio, la viuda de la concejala asesinada, han sido "dos años de gran dolor y lucha" para que se haga justicia por la muerte de Franco, no solo porque equivale a honrar su memoria, sino para garantizar que nunca más vuelve a producirse algo así.

"Dos años son demasiado tiempo de espera. La falta de resultados sólidos a la hora de determinar quién ordenó el asesinato o aclarar las circunstancias en que se cometió (...) demuestra que todavía se puede matar a defensores de los Derechos Humanos en Brasil y que estos crímenes quedan impunes", ha señalado Jurema Werneck, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Brasil.

Así las cosas, AI ha solicitado reunirse de nuevo con el gobernador y el fiscal general de Río de Janeiro "con la esperanza de que expliquen qué se ha hecho durante el último año para avanzar en la investigación y de que se renueve la presión mundial sobre ellos para que proporcionen respuestas".

La campaña internacional lanzada por Amnistía Internacional para exigir la resolución del asesinato de Franco ha recabado el apoyo de 983.000 personas en todo el mundo y pretende que "sean todavía más las personas que comprenden la importancia de lo que hacía Marielle por las comunidades más necesitadas de Río de Janeiro y de Brasil".

"Marielle no era mejor que nadie y no habría querido recibir ningún trato especial, pero cuando se silencia a una defensora de los Derechos Humanos, están amenazados los derechos de todas las personas", ha subrayado Werneck.

Por ello, la jefa de AI en el gigante suramericano ha instado a las autoridades a "dar un paso al frente e indicar a la comunidad internacional que no tolerarán tales delitos ni ninguna otra clase de violencia contra las personas que, como Marielle, se movilizan para crear sociedades más justas".

"Vamos a seguir adelante con todo el apoyo que venimos recibiendo del mundo entero, porque Marielle es ya un símbolo de resistencia para todas las personas, en especial para las mujeres", ha afirmado su madre.

Según el último informe anual de AI sobre las Américas, la región es la más peligrosa del mundo para quienes defienden los Derechos Humanos. En el caso de Brasil, ha denunciado la retórica y las medidas adoptadas por las autoridades, que "han tenido efectos tangibles en los derechos de la gente, restringiéndolos y violándolos".

Contador