Publicado 01/06/2020 13:17CET

La retirada de las restricciones por el coronavirus permite a miles de personas volver al trabajo en Filipinas

Coronavirus.- La retirada de restricciones por la COVID-19 permite a miles de pe
Coronavirus.- La retirada de restricciones por la COVID-19 permite a miles de pe - Oliver Haynes - Archivo

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

Miles de personas han vuelto al trabajo este lunes en Filipinas a medida que las autoridades comienzan a retirar las restricciones impuestas por el coronavirus, si bien el presidente, Rodrigo Duterte, ha puesto en marcha un plan de movilización hacia las zonas rurales en un intento de lograr una disminución de la demografía en Manila.

Los servicios de tren, taxi y autobús se han reanudado este lunes en la capital del país tras 76 días de suspensión, uno de los confinamientos más largos impuestos a nivel mundial.

No obstante, se ha limitado el número de pasajeros para poder garantizar que se respeta la distancia de seguridad y evitar así la propagación del virus. "Muchas personas pueden ahora salir de casa y muchas industrias pueden reanudar sus operaciones. Se verán muchos vehículos transitando, pero la situación no ha vuelto a la normalidad", ha aseverado Guillermo Eleazar, subdirector de operaciones de la Policía.

El país ha constatado por el momento 18.086 casos de coronavirus y 957 fallecidos, según datos del Ministerio de Defensa. Más del 60 por ciento de los infectados y cerca del 75 por ciento de los muertos se han registrado en la región de Gran Manila.

El portavoz del presidente, Harry Roque, ha alertado a la población de que el virus continúa siendo una amenaza y ha pedido precaución ante la relajación de las medidas de restricción.

Duterte, por su parte, ha puesto en marcha el denominado programa 'De Vuelta a la Provincia' para tratar de reducir el número de personas que se encuentran actualmente en Gran Manila. Para ello, el Gobierno está ofreciendo dinero y bienes a aquellos que estén dispuestos a abandonar la ciudad durante un periodo de tiempo para irse a las zonas rurales.

La crisis sanitaria ha provocado en Filipinas la pérdida de 2 millones de empleos desde el pasado 24 de abril, un tercio de ellos solo en Manila. En la región viven unas 13 millones de personas y presenta cerca de dos tercios de los casos totales de COVID-19 constatados a nivel nacional.

Las familias que puedan acceder al programa recibirán 110.000 pesos filipinos (1.966 euros) en bienes y dinero. Por el momento han solicitado las ayudas unas 60.000 personas. Según el Gobierno, se dará prioridad a aquellos que no tengan trabajo, no tengan vivienda o vivan en zonas que se hayan visto fuertemente golpeadas por los desastre naturales.