Actualizado 03/11/2010 18:35 CET

Rousseff abre una puerta a todos "los que dialoguen en paz"

Dilma Rousseff, candidata para elecciones en Brasil
STRINGER BRAZIL / REUTERS

BRASILIA, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

La presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff, se mostró este miércoles dispuesta a que su país mantenga relaciones diplomáticas con todos los países del mundo, siempre y cuando "dialoguen en paz", lo que apunta hacia un mantenimiento de la política exterior de su predecesor y mentor, Luiz Inacio Lula da Silva.

Pese a las críticas recibidas por Brasilia por su defensa de Irán, vigilado por las potencias internacionales debido a su controvertido programa nuclear, Rousseff recordó que Brasil, como "potencia regional", mantiene diálogo "con todos los países del mundo". "Nosotros defendemos la paz y los que dialoguen en paz serán recibidos en paz", explicó, en una alusión concreta a Teherán.

La primera mujer que ocupará la Jefatura de Estado del país más grande de América Latina compareció este miércoles con Lula da Silva, junto a quien defendió que realizará un "seguimiento diario" de aspectos de índole social como salud o seguridad pública. En este sentido, pidió a estados y ciudades "contribución para la seguirdad" y "más inversiones", ya que sin su colaboración el avance "no es posible", según Rousseff.

En el ámbito económico, la presidenta electa anticipó un reajuste del salario mínimo conforme a la inflación y el Producto Interior Bruto (PIB) de años anteriores. El objetivo es que para el año 2014 el salario mínimo alcance los 700 reales (unos 294 euros), y si no hay alteración a finales de 2011 estará por encima de 600 reales".

Además, prometió que la cobertura de la Bolsa de Familia, con la que las autoridades atienden a hogares desfavorecidos, llegue al cien por cien, informó TeleSur.

PRÓXIMO GOBIERNO

En el aire sigue, no obstante, la composición del futuro gabinete de Rousseff, que tomará posesión del cargo el próximo 1 de enero. La vencedora de los comicios del pasado domingo aseguró, tras los rumores de los últimos días, que revelará sus ministros "con mucha tranquilidad". "No tengo ningún nombre aún y no puedo cometer el error de lanzar nombres individuales", agregó.

El periódico 'Folha de Sao Paulo' reveló el martes una supuesta influencia de Lula para la formación del nuevo Gobierno y, en concreto, aludió al posible mantenimiento de los ministros de Hacienda o Defensa, así como del presidente del Banco Central.

El mandatario saliente negó este miércoles las especulaciones ante los medios y aclaró que la designación del nuevo Ejecutivo corresponde únicamente a Rousseff, que ya ha nombrado un equipo de transición para ultimar los cambios.