Actualizado 09/12/2014 07:40 CET

Rousseff encuentra en el Congreso los primeros obstáculos para su prometida reforma política

Dilma Rousseff deposita su voto en las elecciones 2014
TWITTER / DILMA ROUSSEFF

RÍO DE JANEIRO, 28 Oct. (Notimérica) -

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, prometió para su segundo mandato un plebiscito para llevar a cabo una profunda reforma del sistema político, pero tan sólo unas horas después de ser reelegida ya se enfrenta a las primeras reticencias en el Congreso Nacional, empezando por partidos de su base aliada, como el Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB).

Durante la campaña, Rousseff propuso acabar con el financiamiento empresarial de las campañas electorales y con las coaliciones partidarias en las elecciones proporcionales, así como tipificar como crimen electoral la caja 'B' de los partidos y, sobre todo, realizar un plebiscito popular para que los ciudadanos decidan qué debe cambiar del sistema político. Esta fue una de las reacciones de Rousseff a las masivas protestas en la calle en junio de 2013.

La presidenta ha asegurado en varias ocasiones que será muy complicado llevar adelante la reforma política. Uno de los objetivos es evitar la proliferación de pequeños partidos, pero obviamente éstos no están a favor de la simplificación del sistema político.

Quien sí está de acuerdo es el PMDB -el partido con más representantes en el Congreso y principal aliado de Rousseff-, aunque hay diferencias notables en las formas en que la reforma debería llevarse a cabo. El presidente del Senado, Renan Calheiros (PMDB) divulgó este lunes un comunicado defendiendo que la reforma política debe hacerse a través del Congreso y una vez aprobada, someterla a referéndum, al contrario de lo que defiende Rousseff, que prefiere que los ciudadanos tomen la iniciativa.

El líder del PMDB en la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, ha asegurado que con su propuesta Rousseff quiere sustituir el papel del Congreso por el plebiscito, y le ha recordado que los congresistas cuentan con un poder "tan legítimo" para legislar como ella para gobernar.

NEVES: "INVIABLE, IMPOSIBLE Y DEMAGÓGICO"

Más duros se han mostrado desde el opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), la formación del derrotado Aécio Neves. El diputado Marcus Pestana ha avanzado que el plebiscito es "inviable, imposible y demagógico", porque en su opinión los ciudadanos de a pie no pueden hacer propuestas sobre asuntos complejos como el voto mixto o proporcional. "Cabe al Congreso hacer propuestas y someterlas a referéndum", ha remarcado.

Rousseff ya propuso la reforma política hace más de un año pero desde entonces se ha enfrentado a críticas de juristas y congresistas, que en muchos casos lamentan la falta de concreción.

La presidenta, sin embargo, ha incidido en la necesidad de aprobar la reforma. En una entrevista concedida este lunes en el 'Jornal Nacional' aseguró que no desistirá porque durante la campaña ha escuchado esa petición por parte de un "conjunto de segmentos" y porque la reforma es "un gran clamor de la juventud".