Actualizado 07/08/2015 13:13 CET

Rousseff ironiza sobre las caceroladas: "Las llenamos de comida"

RÍO DE JANEIRO, 7 Ago. (Notimérica) -

   Las caceroladas contra la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, han vuelto coincidiendo con la emisión de un anuncio del Partido de los Trabajadores (PT) en televisión, pero consciente de que iba a haber protestas la formación ha decidido ironizar diciendo que lo que el partido suele hacer con las ollas de los brasileños es llenarlas de comida.

   "Parece que las cacerolas han ganado un nuevo uso últimamente (...) Con ellas vamos a continuar haciendo lo que mejor sabemos hacer: llenarlas de comida. Esa es la cacerolada que nos gusta hacer", decía una voz en off mientras se solapaban imágenes de ollas y sartenes rebosantes de comida, aludiendo así a los programas sociales del PT que han sacado a millones de brasileños de la pobreza.

   El Gobierno sabía que iba a haber protestas, una constante cada vez que Rousseff se dirige a la nación por televisión; el 8 de marzo lo hizo con motivo del Día Internacional de la Mujer y ya fue recibida con abucheos en muchas casas, lo que la hizo renunciar al tradicional pronunciamiento del 1 de mayo.

   Esta vez ha habido caceroladas en al menos 21 estados, según la prensa brasileña, principalmente en las grandes capitales de los estados del sureste del país y en los barrios más ricos, aunque es difícil verificar exactamente la dimensión de las protestas: en algunos barrios de Río de Janeiro, como Copacabana, el ruido era notable, mientras que en otros, como Estácio, no se ha escuchado nada en las ventanas, según ha podido comprobar Notimérica.

   El anuncio, de diez minutos de duración se centraba en advertir de los peligros de que la crisis económica desemboque en una crisis política y contaba con la participación de la propia Rousseff, del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y del presidente del PT, Rui Falcão.

   Rousseff ha asegurado que sabe soportar "presiones e injusticias" y que ningún gobernante puede acomodarse porque a pesar de las conquistas sociales de los últimos años hay muchos brasileños "sufriendo".

   Aunque Brasil ya en recesión y se espera una contracción de la economía para este año uno de los actores del anuncio aseguraba que el país pasa por "problemas pasajeros", la misma idea lanzada por la presidenta, que decía que la crisis es "un año de travesía" que al final dejará a Brasil en un lugar mejor.

   No ha habido alusiones directas al escándalo de corrupción de Petrobras o a un posible 'impeachment, aunque el líder del partido ha remarcado que nunca permitirán los intentos de "desestabilizar" a un Gobierno elegido democráticamente en las urnas.

   El anuncio se ha emitido después de saberse que Rousseff es ya la presidenta peor valorada de de la democracia brasileña: cuenta con un 8% de aprobación, mientras que un 71% de los electores consideran su gestión "mala o pésima", según datos que ha divulgado este jueves el instituto de opinión Datafolha.