Actualizado 01/10/2014 11:59:51 +00:00 CET

El lado más personal de Rousseff, Silva y Neves

Dilma, Marina Silva y Neves
Foto: /FACEBOOK/EUROPA PRESS

RÍO DE JANEIRO, 21 Sep. (Notimérica/EP) -

   Los tres candidatos a ocupar el Palacio del Planalto tras las elecciones del próximo mes de octubre tienen personalidades y trayectorias vitales muy diferentes. La vorágine de la campaña apenas deja espacio para los recuerdos personales, pero los electores -consciente o inconscientemente- los tendrán muy en cuenta a la hora de depositar su voto en la urna.

   La presidenta, Dilma Rousseff, nació en una familia acomodada y estudió en colegios religiosos, pero desde joven se implicó en la política. En 1964, el año del golpe militar, empezó a militar en organizaciones de izquierda. Formó parte del VAR Palmares, uno de los principales grupos armados formados contra el régimen militar. Pagó su lucha contra la dictadura con tres años de cárcel en los que fue duramente torturada.

   Eso la marcó para siempre y aumentó sus convicciones. Cuando fue investida presidenta hace cuatro años quiso recordar ese episodio de su biografía invitando a las once mujeres que compartieron con ella la prisión.

   Tanto sus compañeros de lucha de la época como sus actuales colegas y rivales políticos la definen como una mujer de carácter fuerte, y en ocasiones ha sido apodada como 'la dama de hierro brasileña'. Rousseff ha tenido el reto de suceder a Luiz Inácio Lula da Silva, de personalidad arrolladora y un don de gentes innato.

   Para evitar las comparaciones, la presidenta ha intentado marcar perfil propio y en los últimos meses ha cultivado más su imagen campechana. Hace poco, al hablar sobre el contacto con la gente, dijo que le encantaba hacerse "rousselfies" con sus seguidores. Una de las anécdotas más recordadas se produjo el año pasado, durante la emisión de 'Avenida Brasil', la telenovela que paralizó el país. La presidenta modificó su agenda para no perderse el último capítulo.

   Siempre ha dicho que le gusta cocinar y en una entrevista se quejó públicamente de que la cocina del Palacio de la Alvorada, donde vive, está muy lejos de su cuarto, y que le encantaría poder cocinarse algo a media noche, cuando se despierta con hambre.

   No es la única curiosidad de su vida en palacio; hace poco explicó por qué guarda 152.000 reales (64.570 dólares ) en efectivo. "Viví siete años como fugitiva. Son cosas que se te quedan. Ha habido mucho tiempo en mi vida en el que he dormido con los zapatos puestos. Es muy fuerte la experiencia que pasas en determinados momentos", dijo para justificarse.

MARINA, ¿'LA BEYONCÉ DEL AMAZONAS'?

   La vida de Marina Silva, candidata por el Partido Socialista de Brasil (PSB) tampoco ha sido fácil. De origen humilde, se crió en una zona rural en el corazón de la Amazonia. Trabajó recogiendo caucho y como empleada doméstica, y fue analfabeta hasta los 16 años, cuando unas monjas le enseñaron a leer y escribir.

   Durante su vida en la selva sufrió varias enfermedades graves: ha tenido cinco veces malaria, tres hepatitis y una leishmaniosis. Es alérgica a varios alimentos y a los componentes químicos del maquillaje, por eso se enorgullece de pintarse los labios con una mezcla de azúcar y remolacha. Sus asesores la llaman cariñosamente "la Beyoncé de la Amazonia".

   Uno de los rasgos más conocidos de la vida privada de Silva es su profunda religiosidad. Católica primero y evangélica después -es fiel de la Asamblea de Dios- siempre reitera que cree en el estado laico, pero no oculta su fe. Lleva una Biblia en el bolso y en ocasiones recurre a versículos del Evangelio para adornar sus discursos.

   El líder del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Aécio Neves, es el último en las encuestas de intención de voto y tiene un papel más discreto en la campaña. La política nunca fue una novedad para él, ya que es nieto del presidente Tancredo Neves, que murió en 1985 antes de poder tomar posesión de su cargo.

   Siempre ha estado vinculado a la política en el estado de Minas Gerais, de donde es natural, pero otra de sus pasiones es el surf, un hobby de la adolescencia que tiene pendiente retomar.

   El pasado mes de julio fue padre de gemelos con su segunda esposa, la ex modelo Letícia Weber. Algunos medios locales han apuntado que para rejuvenecer su imagen de cara a la campaña electoral ha recurrido al bótox.

MÁS NOTICIAS... 

Rousseff amplía su ventaje sobre Silva

El aborto en Brasil, tema tabú en campaña electoral

Silva podría convertirse en el primer presidente evangélico de Brasil