Publicado 20/09/2021 18:06CET

Ruanda.- Bélgica afirma que Rusesabagina no ha tenido un juicio "justo" en Ruanda

Archivo - 17 June 2021, Greece, Athens: Belgian Foreign Minister Sophie Wilmes speaks during a joint press conference with Foreign Minister of Greece Nikos Dendias following their meeting. Photo: Laurie Dieffembacq/BELGA/dpa
Archivo - 17 June 2021, Greece, Athens: Belgian Foreign Minister Sophie Wilmes speaks during a joint press conference with Foreign Minister of Greece Nikos Dendias following their meeting. Photo: Laurie Dieffembacq/BELGA/dpa - Laurie Dieffembacq/BELGA/dpa - Archivo

MADRID, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Bélgica ha puesto en duda este lunes el juicio celebrado en Ruanda contra Paul Rusesabagina, el héroe cuya historia se narra en la película 'Hotel Ruanda', y ha concluido que no ha sido "un proceso justo y equitativo", "a pesar de los reiterados llamamientos" lanzados desde Bruselas.

Rusesabagina había intentado trasladar su juicio a Bélgica, país al que llegó en 1996 para pedir asilo, y a lo largo del proceso ha esgrimido que no es ciudadano ruandés, pero finalmente ha sido condenado este lunes a 25 años de cárcel por terrorismo.

La ministra de Exteriores belga, Sophie Wilmès, ha puesto en duda que se haya respetado el derecho a la defensa del acusado. "La presunción de inocencia tampoco se ha respetado", ha lamentado, en un comunicado en el que ha adelantado que se reunirá con su homólogo ruandés, Vincent Biruta, aprovechando la asistencia de ambos a la Asamblea General de la ONU.

Asimismo, ha confirmado que las autoridades de Bélgica siguen "en contacto estrecho" con Rusesabagina, a quien las autoridades ruandesas han recriminado principalmente su papel al frente del Movimiento Ruandés para el Cambio Democrático (MRDC), brazo político del grupo rebelde Frente de Liberación Nacional (FLN).

Rusesabagina es mundialmente conocido después de que su historia quedara recogida en la película 'Hotel Ruanda'. Como gerente en funciones del hotel Mille Collines, en Kigali, consiguió proteger dentro del establecimiento a más de 1.200 tutsis y hutus moderados durante el genocidio de 1994 --en el que fueron masacrados cerca de 800.000 tutsis y hutus moderados-- aprovechando sus contactos.