Publicado 08/09/2020 14:47:24 +02:00CET

Ruanda.- La fundación de Rusesabagina denuncia las condiciones en que permanece detenido en Ruanda

Ruanda.- La fundación de Rusesabagina denuncia las condiciones en que permanece
Ruanda.- La fundación de Rusesabagina denuncia las condiciones en que permanece - 2005 GETTY IMAGES / MARSAILI MCGRATH - Archivo

MADRID, 8 Sep. (EUROPA PRESS) -

La fundación de Paul Rusesabagina, que salvó a cientos de personas durante el genocidio de Ruanda, ha denunciado que el antiguo gerente del hotel Mille Collines fue secuestrado por las autoridades y permanece incomunicado, sin acceso a familiares ni al abogado que él ha elegido.

La familia de Rusesabagina, de 66 años y nacionalidad belga, ha asegurado que le perdió la pistad después de que aterrizara en Dubái a finales de agosto. La semana pasada, las autoridades ruandesas le mostraron esposado, sin aclarar cómo le habían detenido.

Su fundación ha asegurado que fue secuestrado en Dubái el 28 de agosto y "llevado ilegalmente a Ruanda". "El proceso que se desarrolla ahora es una farsa que no pueden pasar por alto ni Estados Unidos ni Bélgica", ha exhortado, recordando que Rusesabagina también tiene un permiso de residencia en el país norteamericano, según la agencia Bloomberg.

Los investigadores sostienen que el empresario es "fundador, líder, patrocinador y miembro de organizaciones terroristas violentas, armadas y extremistas", pero su entorno sostiene que el arresto deriva de sus críticas al presidente, Paul Kagame, y de su integración en el Movimiento por el Cambio Democrático.

En una reciente entrevista en la televisión nacional, Kagame afirmó que Rusesabagina lideraba "un grupo de terroristas" y "tiene en sus manos sangre de ruandeses". Asimismo, desmintió las dudas sobre el proceso de detención: "No ha habido ningún secuestro en el proceso de traer aquí a Rusesabagina".

Rusesabagina es mundialmente conocido después de que su historia quedara recogida en la película 'Hotel Ruanda'. Como gerente en funciones del hotel Mille Collines, en Kigali, consiguió proteger dentro del establecimiento a más de 1.200 tutsis y hutus moderados durante el genocidio de 1994 aprovechando sus contactos.

Contador