Publicado 27/09/2021 16:19CET

Ruanda.- HRW denuncia "detenciones arbitrarias" de la población vulnerable antes de la reunión de la Commonwealth

Un policía da indicaciones a un ciudadano.
Un policía da indicaciones a un ciudadano. - CYRIL NDEGEYA / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 27 Sep. (EUROPA PRESS) -

La ONG Human Rights Watch (HRW) ha denunciado este lunes a las autoridades ruandesas por las "detenciones arbitrarias" y abusos contra homosexuales, transexuales, prostitutas, niños sin hogar, y otros colectivos en riesgo de exclusión durante los meses previos a la reunión de jefes de Gobierno de la Commonwealth prevista para junio de 2021 y que finalmente fue aplazada.

"La estrategia de Ruanda para promover Kigali como centro de reuniones y conferencias a menudo significa abusar de los residentes más pobres y marginados de la capital", ha denunciado el director de África Central para HRW, Lewis Mudge, quien ha pedido a los "socios" de la Commonwealth no callar "mientras la represión se lleva a cabo en su nombre".

De acuerdo con la ONG, las autoridades del país africano recluyeron a decenas de personas en un centro de tránsito conocido como 'Kwa Kabuga', en el barrio de Gikondo, en Kigali, "por sus duras e inhumanas condiciones".

"En Gikondo, los detenidos están recluidos en habitaciones abarrotadas en condiciones muy por debajo de los estándares exigidos por Ruanda y el derecho internacional", ha condenado HRW.

Quienes estuvieron allí, ninguno acusado formalmente de ningún delito, denunciaron falta de comida, agua, atención médica deficiente, insalubridad y "frecuentes palizas". El centro, recuerda HRW, ha sido denunciado por Naciones Unidas en febrero de 2020 por el Comité de los Derechos del Niño.

Estas redadas se vienen produciendo al menos desde 2015 cada vez que el país se preparaba para albergar eventos gubernamentales de alto nivel. HRW revela una "limpieza" de las calles de Kigali similar a una de 2016 cuando la capital acogió una cumbre de la Unión Africana.

Prevista para el 26 y 27 de junio de 2020, la 26 edición de la reunión de los jefes de Gobierno de la Commonwealth tuvo que ser aplazada debido a la crisis del coronavirus. Emplazada nuevamente para junio de 2021, fue nuevamente pospuesta. Mudge cree que según "experiencias pasadas", es "muy probable que ocurran patrones similares de abuso antes de cualquier nueva fecha que se establezca".

"Encerrar a las personas marginadas y abusar de ellas simplemente porque las autoridades creen que empañan la imagen de su país viola la dignidad humana, y los líderes de la Commonwealth no deberían tolerar esto", ha exigido Mudge.

DETENCIONES Y ABUSOS

Entre las historias a las que ha podido tener acceso HRW, destacan las de personas del colectivo LGTBI, detenidas por "no representar los valores de Ruanda", vendedores ambulantes y niños sin hogar.

HRW denuncia que los detenidos fueron golpeados por su vestimenta o por su identidad, permitiendo incluso que otros presos en Gikondo ejercieran violencia contra ellos. "Otros detenidos y guardias golpeaban con más frecuencia a personas que sabían que eran homosexuales o transgénero que a otras personas", denuncia.

"Las calles estaban vacías antes de la reunión. No se podía ver a ningún niño de la calle en la ciudad. Incluso los vendedores de frutas fueron arrestados", ha contado a HRW un activista de la sociedad civil en Kigali, cuya identidad no ha sido desvelada por motivos de seguridad.

Ruanda es uno de los pocos países de África oriental que no penaliza las relaciones consensuales entre personas del mismo sexo. La vagancia, la mendicidad y la prostitución tampoco están penalizados. Sin embargo, el centro de reclusión de Gikondo sigue siendo utilizado para encarcelar a personas por "comportamiento desviado", incluyendo a vendedores ambulantes y gente sin hogar.

"Ruanda debería cerrar urgentemente el centro de tránsito en Gikondo. (...). Las autoridades deben investigar sin demora todos los casos denunciados de malos tratos y palizas a detenidos por parte de la Policía y el personal", ha demando HRW.

Por último, la ONG ha solicitado también de manera urgente que las autoridades investiguen las casos de aquellas personas que han fallecido bajo custodia, así como llevar ante la Justicia a los presuntos abusadores.

Contador