Publicado 07/07/2020 05:59CET

R.Unido.- EEUU "elogia" a Reino Unido por la batería de sanciones por violaciones de Derechos Humanos

R.Unido.- EEUU "elogia" a Reino Unido por la batería de sanciones por violacione
R.Unido.- EEUU "elogia" a Reino Unido por la batería de sanciones por violacione - Alex Wroblewski - Archivo

MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos ha "elogiado" este lunes a Reino Unido por la batería de sanciones por violaciones de Derechos Humanos impuestas a 49 personas, al tiempo que ha considerado que la medida "marca el comienzo de una nueva era de cooperación" entre ambos países.

En un comunicado, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, ha especificado que el régimen de sanciones adoptado por Reino Unido, conocidas como sanciones Magnitski, dará al país una "nueva" y "poderosa herramienta económica para promover la rendición de cuentas por el abuso a los Derechos Humanos a escala global".

A juicio de Pompeo, este movimiento de Reino Unido "complementará los esfuerzos de Estados Unidos y Canadá, mejorando aún más la capacidad" de todos los países de trabajar juntos.

"Estados Unidos seguirá buscando nuevos aliados y asociados para aprovechar conjuntamente todos los instrumentos de los que disponemos para denegar el acceso a los sistemas financieros estadounidense e internacional a todos los que cometen graves violaciones de los Derechos Humanos", ha agregado.

La lista incluye a individuos procedentes de Arabia Saudí, Corea del Norte, Rusia o Birmania. Las personas que incluidas en esta "lista negra" serán sancionadas con bloqueo de cuentas bancarias y prohibiciones de viaje, en la que supone la primera ocasión en la que Reino Unido penaliza a sospechosos de crímenes contra los Derechos Humanos.

Estas sanciones incluirán a quienes atenten contra el derecho a la vida, contra la libertad mediante torturas o esclavitud, pero no solo a quienes perpetren estos crímenes, sino también a quienes se beneficien de ellos.

Las sanciones se amparan en la Ley de Sanciones de 2018 que instaura un régimen de sanciones propio tras décadas de sintonía con la Unión Europea.