Rusia asegura a EEUU que sus dos bombarderos abandonarán Venezuela el viernes

Aviones de combate Su-25 rusos en Riazán (archivo)
REUTERS / MAXIM SHEMETOV - Archivo
Actualizado 13/12/2018 8:49:26 CET

   WASHINGTON, 12 Dic. (Reuters/EP) -

   Rusia ha asegurado a Estados Unidos que los dos bombarderos rusos que esta semana han viajado a Venezuela como parte de unos ejercicios militares abandonarán la nación caribeña el próximo viernes, zanjando así un asunto que ha servido para enfrentar aún más a Washington y Moscú.

   "Hemos hablado con representantes de Rusia y hemos sido informados de que sus aviones militares, que han aterrizado en Venezuela, saldrán de allí el viernes de vuelta a Rusia", ha dicho la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en un correo electrónico enviado este miércoles a Reuters.

   Rusia ha enviado esta semana a Venezuela dos TU-160, con capacidad para transportar armas nucleares, en una exhibición de la buena relación que hay entre los gobiernos de Vladimir Putin y Nicolás Maduro.

   El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, reaccionó rápidamente por Twitter acusando a Moscú y Caracas de ser dos "gobiernos corruptos" que "malgastan fondos públicos y reprimen la libertad mientras su gente sufre".

   La respuesta de Venezuela tampoco se hizo esperar. El ministro de Exteriores, Jorge Arreaza, consideró "insólita" la crítica de Pompeo, dado que Estados Unidos "posee al menos 800 bases militares --conocidas-- en 70 países".

   Este miércoles, el presidente de Colombia, Iván Duque, se ha sumado a la polémica criticando las maniobras de Venezuela y Rusia. "Ese tipo de actos no dejan de suscitar preocupación", ha dicho en una entrevista con RCN Radio. En su opinión, "son un acto inamistoso frente a un continente", por lo que toda la región debería "estar alerta".

   Las relaciones entre Caracas y Bogotá atraviesan uno de sus peores momentos desde que los gobiernos de Hugo Chávez y Juan Manuel Santos decidieran normalizarlas. Maduro ha acusado este mismo miércoles a Colombia de conspirar con Estados Unidos para acabar con su vida.