Publicado 26/01/2021 20:39CET

Rusia/EEUU.- Rusia y EEUU completarán "en los próximos días" los procedimientos para prorrogar el Tratado START

HANDOUT - 25 January 2021, Russia, Zavidovo: Russian President Vladimir Putin holds a meeting via videoconference with representatives of universities and other higher education institutions to mark the Russian Students Day. Photo: -/Kremlin/dpa - ATTENTI
HANDOUT - 25 January 2021, Russia, Zavidovo: Russian President Vladimir Putin holds a meeting via videoconference with representatives of universities and other higher education institutions to mark the Russian Students Day. Photo: -/Kremlin/dpa - ATTENTI - -/Kremlin/dpa

MADRID, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

Rusia y Estados Unidos completarán "en los próximos días" todos los procedimientos necesarios para la prórroga del Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START), que expira el 5 de febrero.

Así lo ha anunciado el Kremlin al término de una conversación telefónica mantenida entre los presidentes ruso y estadounidense, Vladimir Putin y Joe Biden, según ha informado la agencia de noticias rusa Sputnik.

La Casa Blanca ya se mostró a favor de una ampliación del Tratado durante cinco años y, días más tarde, la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, confirmó el inicio de los trabajos a nivel de expertos sobre la prórroga.

El START fue firmado en 1991 por los entonces líderes de Estados Unidos y de la Unión Soviética, George H.W. Bush y Mijail Gorbachov. En abril de 2010, el acuerdo fue reemplazado por el tratado Nuevo START, firmado por los entonces mandatarios de Estados Unidos y Rusia, Barack Obama y Dimitri Medvedev.

La versión actual del tratado Nuevo START, que entró en vigor el 5 de febrero de 2011 y que expira en febrero de 2021, establece una serie de limitaciones para Rusia y Estados Unidos en el despliegue de armas estratégica ofensivas.

Por otro lado, durante la conversación, Putin y Biden han abordado también la situación en Ucrania y el caso del opositor ruso Alexei Navalni, arrestado a su regreso a Rusia desde Berlín, donde pasó cinco meses convaleciente tras sufrir un envenenamiento.