Publicado 02/02/2021 21:56CET

Rusia.- España reclama la liberación del opositor ruso Alexei Navalni después de su condena a tres años de prisión

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, durante una sesión plenaria celebrada en el Congreso de los Diputados, en Madrid, (España), a 28 de enero de 2021. La sesión, marcada por la ausencia del que fuera ministro de San
La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, durante una sesión plenaria celebrada en el Congreso de los Diputados, en Madrid, (España), a 28 de enero de 2021. La sesión, marcada por la ausencia del que fuera ministro de San - EUROPA PRESS/E. Parra. POOL - Europa Press

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, ha exigido la puesta en libertad del dirigente opositor ruso Alexei Navalni, después de que un tribunal de Moscú haya hecho efectiva la pena de tres años y medio de cárcel dictada contra él en 2014.

En un mensaje publicado en su cuenta de Twitter, la jefa de la diplomacia española ha subrayado que Navalni "debe ser liberado" y ha recordado la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que ya se pronunció sobre el caso "calificándolo de arbitrario".

Navalni fue detenido el 17 de enero al regresar desde Alemania, donde había estado convaleciente de un envenenamiento sufrido en agosto de 2020. Las autoridades alegaron entonces que el líder opositor había incumplido las medidas excepcionales que mantenían en suspenso una pena dictada en 2014 por acusaciones de fraude.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos determinó que Rusia violó sus derechos durante su arresto domiciliario en 2014, una decisión que, según dijo, "no tiene justificación" y estaba destinada a "restringir sus actividades públicas".

Nalvani pasó diez meses en arresto domiciliario durante 2014 mientras él y su hermano eran investigados en Rusia por un supuesto caso de blanqueo de capitales, un proceso que sus defensores insisten que tenía motivaciones políticas.

En diciembre de 2014, ambos fueron declarados culpables y un tribunal ruso les sentenció a tres años y medio de cárcel, una condena que fue anulada en la apelación.

En enero de 2015, Navalni anunció públicamente que rechazaba seguir con el arresto domiciliario, rompió su brazalete y reanudó su vida habitual con el argumento de que no había recibido ninguna notificación formal. No fue detenido ni penalizado.