Publicado 23/09/2020 13:34CET

Rusia.- El Kremlin asegura que Navalni es "libre" para volver a Rusia "cuando quiera"

Rusia.- El Kremlin asegura que Navalni es "libre" para volver a Rusia "cuando qu
Rusia.- El Kremlin asegura que Navalni es "libre" para volver a Rusia "cuando qu - Dmitry Azarov - Archivo

El portavoz presidencial dice que si realmente se ha recuperado, "es genial" y que las autoridades no planean darle una protección especial

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de la Presidencia de Rusia, Dimitri Peskov, ha asegurado este miércoles que el dirigente opositor Alexei Navalni es un ciudadano "libre" que puede volver a territorio ruso "cuando quiera", al tiempo que ha mostrado cautela sobre su recuperación tras el supuesto envenenamiento.

"Tomamos con mucha cautela todas las informaciones al respecto. No sabemos cuáles de ellas son verídicas y cuáles son falsas. En cualquier caso, por supuesto si el paciente de verdad se recupera, es genial. Le deseamos pronta recuperación", ha afirmado el portavoz de la Presidencia de Rusia, según informa la agencia de noticias rusa Sputnik.

Sobre la posibilidad de que Navalni regrese a Rusia, Peskov ha dicho que, "como cualquier otro ciudadano ruso, es libre de hacerlo cuando quiera". Tras recordar que los vuelos directos entre Alemania y Rusia están paralizados por la pandemia de coronavirus, ha sugerido que puede regresar desde los países con los que Rusia sigue teniendo conexión aérea. "O quizás sus amigos o el país anfitrión vuelvan a ofrecerle un avión privado", ha añadido.

El portavoz presidencial ha dicho que las autoridades rusas no tienen planes para reunirse con Navalni en Moscú ni para garantizarle una protección especial cuando regrese al país. "No están previstas reuniones, salvo si el enfermo tiene la intención de compartir con nuestros organismos del orden alguna información que comparte de manera activa con los colegas de la Alemania y otros países", ha asegurado.

NAVALNI EXPLICA CÓMO AFRONTA SU REHABILITACIÓN

El propio Navalni ha hablado este miércoles sobre su estado de salud tras el envenenamiento y ha dicho que está trabajando para recuperar la destreza y lo que más le está costando en esta fase de la recuperación es dormir con normalidad.

"Ahora mismo los planes son simples: terapia física cada día, probablemente en un centro de rehabilitación. Permanecer de pie sobre una sola pierna, recuperar por completo el control de mis dedos, mantener el equilibrio", ha explicado el dirigente opositor ruso, en un mensaje publicado en su cuenta de Instagram.

"No puedo lanzar una pelota con mi mano izquierda. Puedo incluso cogerla pero no lanzarla", ha relatado en su mensaje, acompañado por una foto en la que aparece sentado en el banco de un parque. "Estoy ya cojeando en un parque con pantalones de tres tallas más grandes", ha indicado antes de agradecer al personal del hospital Charité el trato recibido.

Navalni ha afirmado que un neurólogo le ha recomendado que entrene su mente con la lectura, la escritura y jugando a videojuegos. "Necesito averiguar dónde puedo conseguir una receta para una PlayStation 5", ha bromeado.

Navalni quedó inconsciente víctima de unos intensos dolores el 20 de agosto en pleno vuelo desde Siberia a Moscú y el avión en el que viajaba se vio obligado a hacer un aterrizaje de emergencia para que fuera trasladado a un hospital, donde fue tratado con atropina, un fármaco que suele utilizarse contra agentes nerviosos. Tras dos días hospitalizado en Rusia, fue llevado en un avión medicalizado a Berlín, donde quedó ingresado el 22 de agosto en el hospital Charité.

Las autoridades de Alemania han denunciado que Navalni fue envenenado con un agente nervioso de la familia Novichok, tras realizar un laboratorio militar germano un análisis toxicológico de muestras tomadas al dirigente opositor ruso. Laboratorios de Suecia y de Francia han llegado a la misma conclusión tras realizar sus respectivos análisis.

El Novichok es el mismo agente nervioso utilizado en el envenenamiento en Reino Unido en marzo de 2018 del exespía Sergei Skripal y su hija Yulia, que las autoridades británicas atribuyeron a agentes enviados por Rusia. Rusia ha negado cualquier vinculación con el envenenamiento de Navalni, igual que hizo en su día con el de Skripal.