Publicado 07/10/2021 22:43CET

Rusia.- Moscú tilda de "grosera y primitiva" la petición para aclarar ante la OPAQ el envenenamiento de Navalni

Manifestación en Berlín, Alemania, exigiendo la libertad del opositor ruso Alexei Navalni.
Manifestación en Berlín, Alemania, exigiendo la libertad del opositor ruso Alexei Navalni. - OMER MESSINGER/GETTY IMAGES

MADRID, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia ha calificado este jueves de "provocación grosera y primitiva" la reciente petición de hasta 45 países para que Moscú dé explicaciones ante la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) sobre el envenenamiento del opositor ruso Alexei Navalni.

"Es un nuevo ataque antirruso", ha espetado la portavoz del Ministerio de Exteriores, María Zajárova, quien en rueda de prensa ha calificado los esfuerzos de una parte de la comunidad internacional por inculpar a Rusia de lo ocurrido como "una provocación primitiva y grosera".

"La historia político-informativa que se ha desarrollado después del 20 de agosto acerca del estado de salud de Navalni, todas esas metamorfosis, todos los eventos posteriores, todo esto demuestra cada vez más que se trata de una provocación primitiva y grosera de los servicios especiales de una serie de países de Occidente, montada para injerir en los asuntos internos de Rusia", ha dicho.

Un total de 45 países, entre ellos Estados Unidos y Reino Unido, presentaron este martes una petición ante la OPAQ para que Rusia dé explicaciones sobre el envenenamiento que sufrió Navalni en agosto, para lo cual contará con diez días, según fijan las normas de la organización.

"Es esencial que Rusia explique en detalle los pasos dados para investigar y aclarar el uso de un arma química en su territorio", señala la petición, sustentada en el Artículo 9 de la Convención sobre Armas Químicas, que permite "pedir aclaraciones" sobre cualquier asunto relativo a la aplicación de la misma.

Navalni, quien se encuentra encarcelado en Rusia, fue detenido el 18 de enero a su llegada al aeropuerto de Moscú por incumplir la libertad condicional tras pasar meses en Alemania recuperándose de un envenenamiento --del que el destacado opositor culpa directamente al presidente del país, Vladimir Putin--, tras lo que se sucedieron una serie de manifestaciones que se saldaron con miles de detenidos.

El hospital de Berlín al que fue trasladado Navalni en agosto de 2020 confirmó en su informe final que el opositor ruso fue envenenado con Novichok, un químico que ya se utilizó en 2018 contra el exagente Sergei Skripal en Reino Unido y cuyo rastro lleva a Rusia, si bien las autoridades rusas han negado cualquier tipo de vinculación con el suceso.

Contador