Publicado 29/01/2021 02:02CET

Rusia.- Navalni urge a sus partidarios a protestar y a "no tener miedo" ante las movilizaciones convocadas el domingo

MADRID, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

El encarcelado líder opositor ruso, Alexei Navalni, ha instado a sus seguidores y partidarios a "no tener miedo" y salir de nuevo a las calles de Rusia para protestar por la "arbitrariedad y corrupción" del Gobierno del país de cara a la nueva jornada de movilizaciones prevista para el domingo.

"Salid y no tengáis miedo", ha escrito Navalni en un mensaje publicado en la página web de su equipo, donde ha recalcado que "nadie quiere vivir en un país donde gobiernan la arbitrariedad y la corrupción".

Para posteriormente asegurar que "tenemos la mayoría de nuestro lado", y en este sentido, los colaboradores del opositor han asegurado que están organizando una nueva ronda de protestas para el domingo en todas las ciudades rusas.

Ante esta nueva convocatoria, el Kremlin ha intensificado la represión en las últimas horas y entre los detenidos figuran el hermano del dirigente, Oleg Navalni, así como los activistas Liubov Sobol y Anastasia Vasilieva, para los que se ha dictado una reclusión de al menos 48 horas.

El pasado fin de semana, manifestaciones a nivel nacional pidieron la liberación del político ruso y, según las estimaciones del organismo pro Derechos Humanos, unas 3.700 personas fueron detenidas el sábado en distintos puntos de Rusia, entre ellas más de 1.400 en Moscú y más de 550 en San Petersburgo. Más de 40 personas resultaron heridas en estas protestas, que carecían de permiso oficial, según fuentes policiales citadas por la agencia de noticias TASS.

Navalni fue detenido el 18 de enero a su llegada al aeropuerto de Moscú tras pasar meses en Alemania recuperándose de un envenenamiento --del que el destacado opositor culpa directamente al presidente del país, Vladimir Putin--, a lo que ha sucedido la represión de protestas a su favor y la detención de miles de manifestantes los últimos días.

Putin se ha manifestado por su parte negando cualquier responsabilidad en el ataque contra Navalni y a apelado al "marco de la ley" para la convocatoria de cualquier movilización.