Publicado 29/06/2021 21:07CET

Rusia/Países Bajos.- Países Bajos acusa a Rusia de "crear una situación peligrosa" para uno de sus buques en Crimea

Archivo - Imagen de archivo de un caza ruso
Archivo - Imagen de archivo de un caza ruso - MINISTERIO DE DEFENSA DE RUSIA - Archivo

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha informado este martes del envío de dos cazas para "escoltar" un buque neerlandés con el objetivo de "prevenir el cruce ilegal de la frontera rusa", mientras que la cartera de Exteriores de Países Bajos ha acusado a Rusia de "crear un situación peligrosa" para su barco.

En un comunicado, el ministerio neerlandés ha denunciado que "los cazas rusos crearon una situación peligrosa para el buque Evertsen en el mar Negro", un incidente que tuvo lugar el jueves pasado "cuando el buque de guerra se encontraba al sureste de Crimea".

Países Bajos ha denunciado que los cazas "intimidaron" al barco durante varias horas, volando muy bajo y cerca del buque, tras lo que "tuvo fallas de su equipo electrónico". Además, ha indicado que los cazas "estaban armados con bombas y misiles aire-tierra".

La ministra de Exteriores neerlandesa, Ank Bijleveld, ha calificado de "inseguras" e "irresponsables" las acciones de los cazas rusos, y ha agregado que el barco "tiene todo el derecho para navegar allí", por lo que no hay "ninguna justificación para estas acciones agresivas, que aumentan innecesariamente el riesgo de accidentes".

Por su parte, Moscú ha defendido que envió un caza Su-30 y bombardeos Su-24 para "prevenir el cruce ilegal de la frontera rusa" y que estos "volaron a una distancia segura cerca del buque neerlandés".

"Los vuelos de aviones rusos se llevaron a cabo de acuerdo con las reglas internacionales para el uso del espacio aéreo", ha insistido el Ministerio ruso, recoge la agencia de noticias TASS.

Este incidente con el buque neerlandés se produce una semana después de que Rusia indicara que un caza había realizado un bombardeo de advertencia en la ruta de un destructor de la Armada británica después de que se introdujera en las aguas territoriales de Rusia cerca de la península de Crimea, un incidente que ha sido desmentido por el Gobierno británico.