Publicado 18/01/2021 10:49CET

Rusia.- Rusia afirma que los países occidentales buscan "desviar la atención de su profunda crisis" con el caso Navalni

Sergei Lavrov en una comparecencia en Moscú
Sergei Lavrov en una comparecencia en Moscú - -/Russian Foreign Ministry /dpa - Archivo

MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Rusia ha afirmado este lunes que los países occidentales buscan "desviar la atención de su profunda crisis" con sus críticas a la detención del destacado opositor Alexei Navalni a su llegada al país tras recibir tratamiento en Alemania tras un presunto envenenamiento que sufrió en agosto de 2020.

"Vemos cómo han aprovechado las noticias de ayer sobre el regreso de Navalni a Rusia. Se nota la alegría con la que se dan los comentarios, casi todos iguales", ha sostenido el ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, durante una rueda de prensa.

"La alegría, porque esto permite a los políticos occidentales pensar que así podrán desviar la atención de la profunda crisis en la que se encuentra el modelo de desarrollo liberal", ha agregado, según ha recogido la agencia rusa de noticias Sputnik.

Así, ha destacado que "no se deben buscar motivos externos para justificar" las acciones de Rusia o "desviar la atención de los problemas y crisis del país". "Al contrario, se debe jugar honestamente y buscar la oportunidad para resolver sus problemas internos en una cooperación internacional honesta e igualitaria", ha argüido.

"Ahora nadie es capaz de hacer frente a sus problemas sin la participación de formatos multilaterales internacionales", ha zanjado Lavrov, ante las críticas vertidas por la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, que han reclamado la liberación "inmediata" de Navalni.

El Servicio Penitenciario Federal de Rusia (FSIN) dijo que Navalni fue detenido porque "tiene pendiente una sentencia condicional y desde el 29 de diciembre de 2020 está en búsqueda por numerosas infracciones del período de prueba". El opositor permanecerá bajo custodia a la espera de lo que dictamine un tribunal, añadió el FSIN.

Navalni se desplomó en un vuelo interno el pasado 20 de agosto y fue posteriormente trasladado en avión a Berlín para recibir tratamiento. La Unión Europea impuso en octubre sanciones contra varios altos funcionarios próximos al presidente ruso, Vladimir Putin, después de que laboratorios de Alemania, Francia y Suecia determinaran que Navalni había sido envenenado con un agente químico nervioso desarrollado por los soviéticos conocido como Novichok.

El destacado opositor ruso denunció que el Servicio Federal de Seguridad (FSB) de Rusia, la principal agencia sucesora de la KGB soviética, fue directamente responsable de su intento de asesinato. El presidente ruso desestimó las acusaciones en numerosas ocasiones.