Publicado 08/02/2021 12:25CET

Rusia.- Rusia dice que la expulsión de diplomáticos traslada a la UE el mensaje de que "no tolerará" ciertas actitudes

El presidente ruso, Vladimir Putin.
El presidente ruso, Vladimir Putin. - -/Kremlin /dpa - Archivo

MADRID, 8 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Presidencia de Rusia ha subrayado este lunes que la expulsión de tres diplomáticos europeos la semana pasada traslada a la Unión Europea (UE) que Moscú "no tolerará" ciertas actitudes en el país, en medio de la polémica por la detención y condena a tres años y medio de cárcel contra el opositor Alexei Navalni.

"La expulsión de diplomáticos (...) es resultado de las acciones que emprendieron algunas representaciones diplomáticas en Moscú durante los disturbios ilegales. Rusia dejó claro que no lo va a tolerar", ha dicho el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

Pese a ello, Peskov ha incidido en que "Rusia ha estado y sigue estando interesado en revitalizar las relaciones entre Moscú y Bruselas". "Estamos realmente interesados en hacerlo y no fuimos los que iniciamos la reducción de estas relaciones", ha argüido, según ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik.

En este sentido, ha manifestado que Rusia respeta los intereses mutuos y la no injerencia en los asuntos internos y ha añadido que "esto no significa" que el país quiera "alejar o empeorar aún más las pocas relaciones" entre Moscú y el bloque. "Al contrario, estamos interesados en su desarrollo", ha zanjado.

La maniobra del Ministerio de Exteriores ruso de expulsar a la embajadora de la misión diplomática sueca, el encargado de negocios polaco y al enviado de la Embajada alemana se produjo en plena visita del Alto Representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, a Moscú.

Tanto es así que el Alto Representante tuvo conocimiento de la noticia durante su reunión con el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov. Según informaron fuentes europeas, Borrell expresó su "firme condena" de esta decisión ante el propio ministro ruso y rechazó las acusaciones de que mantuvieran actividades incompatibles con su estatus de diplomático.

El Ministerio de Exteriores ruso sostuvo que los tres diplomáticos fueron declarados 'persona non grata' por "participar en actos ilegales", en referencia a las protestas en apoyo a Navalni, en las que fueron detenidas miles de personas por parte de las fuerzas de seguridad.