Publicado 09/06/2021 22:37CET

Rusia.- Un tribunal de Moscú declara organización extremista a una de las ONG fundadas por Navalni

Archivo - Alexei Navalni con su mujer, Julia, en un acto en Rusia
Archivo - Alexei Navalni con su mujer, Julia, en un acto en Rusia - PHOTOXPRESS / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal de Moscú ha declarado este miércoles organización extremista a la Fundación para la Lucha contra la Corrupción (FBK), la ONG fundada por el opositor Alexei Navalni, que también ha sido catalogada como agente extranjero, por lo que queda prohibida su actividad dentro de Rusia.

Además de la FBK, el tribunal ha impuesto las mismas medidas restrictivas a otra de las ONG vinculadas con Navalni, la Fundación para la Defensa de los Derechos Ciudadanos (FZPG), la cual ha sido calificada como agente extranjero, así como al resto de oficinas que el opositor tiene desplegadas por algunas regiones del país.

A finales del pasado mes de abril, las autoridades rusas incluyeron las oficinas regionales de Navalni --Shtabi Navalnogo-- dentro de su lista de organizaciones extremistas, coincidiendo con el cierre de la mayoría de ellas para evitar cualquier futura persecución judicial contra sus trabajadores.

"La decisión debe cumplirse inmediatamente en lo que respecta a la suspensión de las actividades de estas organizaciones mencionadas", ha informado la agencia rusa de noticias Sputnik, haciéndose eco del departamento de prensa del tribunal.

Durante el juicio, celebrado a puerta cerrada después de que algunos de los documentos del sumario fueran clasificados como secretos, la acusación ha señalado que estas organizaciones vinculadas a Navalni pretende desestabilizar la situación social y política de Rusia, a través de un escenario de "revolución de colores".

Por su parte, la defensa del FBK ha adelantado que apelará la decisión del tribunal. La Fiscalía ha venido denunciado a esta organización y a la FZPG de promover la desestabilización de los valores constitucionales, en el marco de una creciente represión sobre el entorno de Navalni, que ingresó en prisión tras recuperarse en el extranjero de un envenenamiento sufrido en agosto de 2020.

Contador