Publicado 20/02/2021 23:05CET

Rusia.- Un tribunal ruso multa a Navalni con 9.500 euros por calumniar a un veterano de la II Guerra Mundial

Archivo - El opositor ruso Alexei Navalni
Archivo - El opositor ruso Alexei Navalni - MIKHAIL VOSKRESENSKY / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal de Moscú ha impuesto una multa de 850.000 rublos (unos 9.500 euros) al opositor ruso Alexei Navalni por un caso calumnias contra un veterano de la Segunda Guerra Mundial (1941-1945) en un mensaje publicado en Twitter.

Navalni calificó al veterano de "lacayo corrupto" y de "traidor". Navalni ha defendido su inocencia y la defensa ha anunciado su intención de recurrir la sentencia, emitida por la jueza Vera Akimova, según recoge la agencia de noticias rusa Sputnik. La condena se ampara en el Artículo 128.1 del Código Penal de Rusia.

El objeto de las calumnias era el veterano del Ejército Rojo y guerrillero bielorruso Ignat Artemenko, de 94 años de edad, y el tuit fue publicado en junio de 2020. Navalni ha podido intervenir en el juicio y ha deseado a los implicados que "ardan en el infierno". "Habéis utilizado a este hombre (Artemenko) como a una marioneta. No es una persona viva para vosotros, solo un mecanismo, una marioneta que utilizáis en vuestro provecho", ha afirmado.

Esta multa no afecta a la pena de tres años y medio de prisión impuesta a Navalni en 2014 y hecha efectiva desde el pasado 2 de febrero por por haber violado reiteradamente las reglas de conducta impuestas en el expediente de libertad condicional en el marco del caso Yves Rocher.

Este mismo sábado, el Tribunal de la Ciudad de Moscú ha examinado el recurso presentado por la defensa contra la pena de cárcel, pero no ha modificado la pena de primera instancia, por lo que le restan dos años y medio en prisión. En diciembre de 2014, Alexei Navalni fue condenado junto con su hermano Oleg por blanqueo y fraude en el caso de la empresa Yves Rocher Vostok.

Navalni fue encarcelado el pasado 17 de enero, cuando regresó a Moscú desde Berlín Berlín, donde había estado recuperándose de un envenenamiento que él y los gobiernos occidentales atribuyeron al servicio de seguridad del presidente ruso, Vladimir Putin. El Kremlin niega cualquier responsabilidad.