Publicado 30/11/2021 11:25CET

Rusia/Ucrania.- Albares apuesta por el diálogo con Rusia para hacerle ver que la OTAN defenderá la integridad de Ucrania

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, interviene durante una sesión de control al Gobierno en el Senado, a 16 de noviembre de 2021, en Madrid (España). Los grupos parlamentarios cuestionan al Gobierno en este pleno sus
El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, interviene durante una sesión de control al Gobierno en el Senado, a 16 de noviembre de 2021, en Madrid (España). Los grupos parlamentarios cuestionan al Gobierno en este pleno sus - Jesús Hellín - Europa Press

El ministro reclama una "alianza de 360º" que mire más hacia el sur y que se implique en el Sahel

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, ha apostado este martes por mantener una "diálogo disuasorio" con Rusia que deje claro a Moscú que la OTAN apoyará a Ucrania y su integridad territorial, en medio de las informaciones que apuntan a una posible invasión rusa ante la presencia de decenas de miles soldados en la frontera.

"La OTAN siempre defenderá la integridad territorial y la soberanía tanto de sus miembros como de sus aliados", ha recalcado Albares durante su intervención en una conferencia previa a la cumbre de ministros de Exteriores de la Alianza Atlántica en Riga, insistiendo en que "hay cosas que no se permiten y hay límites".

En este sentido, además del "respaldo político" a Ucrania, ha apostado por mantener "un diálogo con Rusia y hacer llegar estos mensajes". Ese diálogo ayudaría a Ucrania, ha considerado Albares, que ha defendido que "dialogar no significa asumir el punto de vista del otro".

Aquí de lo que se trata, ha insistido, es de dejar claro a Rusia la postura de la OTAN y su apoyo a Ucrania, aunque ha reconocido que siempre existe el riesgo de se piense que "se habla solo por el hecho de hablar".

Este no es el caso, ha recalcado, sino que lo que él propone es una especie de "diálogo disuasorio" que explique a Rusia lo que ocurrirá si amenaza la integridad territorial y la soberanía de Ucrania.

Si esto no funciona, ha añadido "entonces tendremos que ver cómo actuar" pero primero hay que "dar una oportunidad" al diálogo. "Siempre es mejor la disuasión mediante el diálogo que mediante la acción militar", ha sostenido, reafirmando de forma rotunda el respaldo de España a la integridad y la soberanía de Ucrania.

INSTRUMENTALIZACIÓN DE LA INMIGRACIÓN

Albares también se ha referido a la crisis que se vive actualmente en la frontera de varios países de la UE con Ucrania, "donde se está usando a los inmigrantes como armas, como si fueran balas".

"Tenemos que tomarnos muy en serio el uso de la inmigración irregular como arma", ha reclamado, subrayando que "hay muchos países en la frontera oriental pero también en la frontera sur de la OTAN y la UE que están dispuestos a usar a seres humanos y el sufrimiento humano como arma para presionar y conseguir sus objetivos políticos".

"Esto es inaceptable y la UE y la OTAN debemos estar listos para reaccionar a ello", ha sostenido, lamentando la tendencia de algunos países a creer que la migración irregular no les afecta porque ocurre lejos de sus fronteras.

"España siempre se ha mostrado solidario" y considerado que "lo que pasaba en la frontera este también nos afectaba", de ahí la participación en la protección de los países bálticos a través de la OTAN.

Por otra parte, ha defendido la necesidad de una "Alianza de 360º" que piense más en el sur de lo que "lo ha hecho hasta ahora" y ha recalcado que la OTAN es una alianza de seguridad pero también "política".

DEFENSA DE LOS VALORES COMPARTIDOS

Hoy en día, ha subrayado Albares, "las amenazas no son solo militares, tradicionales" sino que también nos enfrentamos a la desinformación. "Nuestras democracias están siendo desafiadas", ha advertido, defendiendo por ello que la OTAN tiene también que "defender nuestros valores".

En este sentido, ha considerado que no es el "mejor enfoque" a la hora de sopesar la entrada de nuevos miembros a la OTAN el basarse en que estos países "se sienten amenazados" sino que hay que ver que "compartan nuestros valores de democracia y Estado de derecho" y que tienen capacidades que les permiten su integración. "Hay muchas maneras de proteger a esos países sin integración", ha incidido.

El ministro de Exteriores ha advertido de que también puede haber "ataques híbridos" provenientes de la frontera sur, en particular del Sahel, que está "totalmente desestabilizado" pero también Libia pese a "algunas mejoras". "Tenemos yihadismo y tráfico de drogas y esto va más allá hacia Africa Occidental y el golfo de Guinea", ha subrayado.

"Hay que mirar hacia allí", ha reivindicado, incidiendo en que en esta región hay "socios que quieren trabajar con nosotros", "si les damos la oportunidad".

Así las cosas, ha planteado, "por qué no pensar en la implicación de la OTAN en el Sahel ahora que llevamos muchos años en el terreno y hay una cierta fatiga de algunos actores que están allí", en aparente alusión a Francia.

"En cualquier caso, es mejor ver a la OTAN en el Sahel que al grupo Wagner", ha defendido, en referencia a los mercenarios rusos que presuntamente Malí estudia contratar para reforzar su seguridad.