Publicado 25/11/2020 21:34CET

Sáhara.- El Tribunal de Casación de Marruecos ratifica las sentencias contra activistas saharauis por Gdeim Izik

Banderas de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD)
Banderas de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) - CEDIDA POR EL FRENTE POLISARIO - Archivo

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal de Casación de Marruecos, la más alta instancia judicial del país, ha ratificado este miércoles los veredictos emitidos en 2017 contra 23 activistas saharauis imputados en relación con la muerte de once miembros de las fuerzas de seguridad durante el violento desmantelamiento del campamento de protesta de Gdeim Izik, cerca de El Aaiún, en noviembre de 2010.

El fallo del tribunal, encabezado por Yusef al Alqaui, contempla penas de entre dos años de cárcel y cadena perpetua, condena que fue dictada contra ocho activistas y que ha sido confirmada durante la jornada, según ha recogido la cadena de televisión Dajla TV.

Los activistas fueron juzgados por un tribunal militar marroquí, si bien posteriormente el Tribunal de Casación ordenó la repetición del proceso en una instancia civil, lo que derivó en las citadas sentencias, dictadas en julio de 2017 tras un macrojuicio.

La decisión del Tribunal de Casación sobre la repetición del juicio llegó a raíz de la aprobación de una ley en el país africano que prohíbe que se juzgue a civiles en tribunales militares. Las sentencias fueron dictadas en medio de las denuncias de diversas ONG sobre malos tratos contra los detenidos.

Cientos de saharauis acamparon a las afueras de El Aaiún en 2010 para denunciar su situación social y económica en lo que muchos consideran el inicio de la Primavera Árabe. Sin embargo, las autoridades marroquíes disolvieron la protesta, que vincularon con el independentismo saharaui.

El fallo del Tribunal de Casación llega además en un momento de grandes tensiones en el Sáhara Occidental después de que Rabat anunciara el 13 de noviembre el inicio de un despliegue militar en Guerguerat para poner fin al bloqueo que llevaban a cabo desde el 21 de octubre activistas saharauis.

El Frente Polisario, que considera "ilegal" el paso de Guerguerat --situado en la zona suroeste del Sáhara Occidental y fronterizo con Mauritania--, afirmó que las acciones de Rabat suponían una declaración de guerra y dio por roto el alto el fuego pactado en 1991.

Los incidentes son los de mayor gravedad desde 2016, cuando Marruecos inició unas obras de remodelación y asfaltado de una carretera en territorio formalmente bajo control del Polisario. Tanto Marruecos como los saharauis enviaron fuerzas armadas a la zona, si bien se retiraron tras la intervención de la ONU para evitar una escalada.

Guerguerat se encuentra bajo control de Marruecos y es el principal puesto fronterizo con Mauritania. Rabat considera la zona entre el puesto y la frontera con Mauritania como 'tierra de nadie', mientras que el Frente Polisario lo considera territorio propio y que así lo recoge el acuerdo de alto el fuego firmado por ambas partes en 1991.

La colonia española del Sáhara fue ocupada en 1975 por Marruecos y Mauritania tras los Acuerdos Tripartitos, firmados el 14 de noviembre de 1975, que cedían la soberanía del Sáhara Español a estos dos países y, tras una breve guerra, el Frente Polisario expulsó a las tropas mauritanas y firmó la paz con este país.

Sin embargo, Marruecos consolidó su control sobre el territorio y miles de saharauis huyeron de la campaña de represión, que derivó en la ocupación de la mayor parte del territorio, lo que provocó que la mayoría de la población se asentara en campamentos de refugiados en Argelia.

Las partes se comprometieron con su alto el fuego de 1991 a la celebración de un referéndum de autodeterminación organizado por la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO), pero desde entonces las disputas sobre el censo para la votación --Marruecos quiere que voten los colonos marroquíes-- ha impedido la consulta.