Sahel.- Iyad ag Ghali, de combatiente tuareg a líder de la rama de Al Qaeda en el Sahel

Publicado 11/02/2020 16:50:36CET
Sahel.- Iyad ag Ghali, de combatiente tuareg a líder de la rama de Al Qaeda en e
Sahel.- Iyad ag Ghali, de combatiente tuareg a líder de la rama de Al Qaeda en e - VÍDEO DE JNIM - Archivo

En su juventud, se dice de él que le gustaban las mujeres y el alcohol pero su paso por Arabia Saudí le radicalizó También ha ejercido como negociador en la liberación de occidentales secuestrados por Al Qaeda

MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

Iyad ag Ghali es un viejo conocido de las autoridades de Malí. En el pasado, cuando luchaba como combatiente tuareg por la autodeterminación de este pueblo fue uno de los promotores del acuerdo de paz de 1991, luego se convirtió en un negociador fundamental para la liberación de rehenes occidentales en manos de Al Qaeda, y por último representó al Gobierno maliense en Arabia Saudí.

Ahora, el presidente de Malí, Ibrahim Boubacar Keita, ha confirmado que se están haciendo esfuerzos para entablar un diálogo con Ag Ghali, quien a día de hoy es el líder de la filial de Al Qaeda en el Sahel, el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes (JNIM), una alianza que integra Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), Al Murabitún, el Frente de Liberación de Macina (FLM) y Ansar Dine.

La organización opera principalmente en Malí y en los últimos tiempos, según algunos expertos, ha venido perdiendo influencia y combatientes en detrimento de Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS), que ha llevado a cabo espectaculares ataques en este país, así como en los vecinos Burkina Faso y Níger.

La trayectoria de Ag Ghali, que ronda ya los 70 años, es cuanto menos sorprendente, ya que de él se cuenta que en su juventud le gustaba la buena vida, el alcohol y las mujeres. Nacido en la región de Kidal, en el norte de Malí, en una familia de la tribu de los Ifoghas, su padre fue asesinado durante la rebelión de 1962.

En 1973, al igual que otros muchos tuareg, se trasladó a Libia, donde entraría a formar parte de la Legión Islámica creada por Muamar Gadafi, con la cual fue enviado en 1982 a combatir en Líbano contra las milicias cristianas y el Ejército israelí y en apoyo de los palestinos. Según algunas informaciones, fue evacuado de Beirut en un barco francés en el que también viajaba Yasir Arafat en agosto de ese año. Un año después llegó a Chad, donde participó en el conflicto para intentar derrocar al presidente Hissène Habré.

Con el entrenamiento y la formación militar adquirida en estas experiencias, regresó a Malí en 1987, fundando el Movimiento Popular de Liberación del Azawad (MPLA). En 1990, llevó a cabo un golpe con el que comenzó a fraguarse su leyenda, al atacar con unos 50 hombres una comisaría en Ménaka, en el norte, matando a varios policías y sin sufrir ninguna baja.

'EL ZORRO DEL DESIERTO'

Comienza entonces una nueva rebelión tuareg, durante la que sus ataques contra las fuerzas malienses le hacen ganarse el apelativo de 'Zorro del desierto' y le convierten en el rostro indiscutible de las reivindicaciones de su pueblo. Erigido como líder político y militar de la revuelta, sería con él con quien negociaría el Gobierno maliense, bajo presión de Argelia, el acuerdo de Tamanraset de 1991.

Esta decisión, pese a que las reivindicaciones de los tuareg no fueron atendidas, hizo que algunos de los rebeldes le vieran como traidor, pero para otros Ag Ghali había sido el hombre que había devuelto la paz al norte de Malí. En ese momento, funda el Movimiento Nacional del Azawad (MNA) y posteriormente, en 1996 se instala en Bamako, la capital.

Sería aquí cuando daría el primer paso hacia su radicalización. En Bamako, entra en contacto con predicadores paquistaníes de la corriente Jamat al Tabligh, una corriente rigorista, convirtiéndose en su discípulo. En torno a 2003, el siempre oportunista Ag Ghali asume el papel de intermediario en la liberación de occidentales secuestrados en el Sáhara, lo cual se convierte para él en una importante fuente de ingresos. Entre otras cosas, consiguió la liberación de catorce turistas europeos.

En 2006 estalla una nueva rebelión tuareg, que culminaría con un nuevo acuerdo de paz en julio en el que también participa Ag Ghali, con apoyo de Argelia. Un cable diplomático de la Embajada de Estados Unidos en Jartum de 2007 informa de un encuentro de Ag Ghali con el entonces embajador y le describe como alguien "de voz suave y reservado" muy alejado de la imagen de "guerrero de sangre fría creada por la prensa maliense".

ENVIADO A ARABIA SAUDÍ

En dicho encuentro, Ag Ghali informó de que el entonces presidente de Malí, Amadou Toumani Touré, había aceptado su petición de un puesto diplomático en Arabia Saudí. Ag Ghali fue enviado en 2007 en calidad de consejero consular en Yedá y sería durante esta estancia cuando su proceso de radicalización se completaría. Aquí, estudia el Corán y se convierte en discípulo del movimiento Tabligh. Sus contactos con grupos salafistas provocaron su expulsión por Riad en 2010.

De vuelta en su país natal, intenta sin éxito convertirse en el comandante del nuevo Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA), creado tras el retorno desde Libia de numerosos combatientes tuareg a la muerte de Gadafi, al igual que tampoco prospera su plan de ocupar el puesto de Amenokal, el jefe de la confederación de los tuaregs Ifoghas.

Ag Ghali acude entonces a su sobrino, que lidera en esos momentos una 'katiba' (batallón) de AQMI para ofrecer sus servicios y los de unos 50 combatientes que le apoyan pero según parece el líder de la filial de Al Qaeda, Abdelmalek Droukdel, lo descarta. Sin más opciones, decide crear a principios de 2012 Ansar Dine ("los defensores de la religión").

El grupo rápidamente cobró apoyo, aprovechando la leyenda en torno a Ag Ghali, y superando al MNLA, con la meta ya puesta en la instauración de un estado islámico en Malí y muy lejos de sus aspiraciones de independencia de los tuaregs de su juventud.

Tan solo días después del golpe de Estado militar de marzo de 2012 en el que fue derrocado Touré, resultado de la rebelión tuareg en el norte, Ag Ghali hace una entrada triunfal en la ciudad de Kidal y a los pocos días hace lo propio en Tombuctú, la mítica ciudad del norte de Malí, junto a combatientes de AQMI, expulsando de ella a los rebeldes tuareg e instaurando la 'sharia'.

La rebelión tuareg había quedado así 'secuestrada' por los grupos islamistas, tanto Ansar Dine como el Movimiento para la Unicidad y la Yihad en África Occidental (MUYAO) --del que fue portavoz el actual líder de ISGS, Adnan Abú Walid al Saharaui--, lo que provocó la intervención militar francesa en 2013 con el fin de evitar que estos llegaran hasta Bamako. En 2013, tanto Estados Unidos como la ONU le incluyen en su lista de terroristas.

CREACIÓN DE JNIM

El 2 marzo de 2017, y en nueva señal de su perenne oportunismo, Ag Ghali y Ansar Dine entran a formar parte de JNIM junto a AQMI, la 'katiba' Macina y Al Murabitún. En el vídeo en el que se hizo pública la alianza aparece junto a Amadou Kouffa, el líder del FLN; Yahia Abu al Hamman, líder de la rama en el Sahel de AQMI; y Al Hassán al Ansari, 'número dos' de Al Murabitún, cuyo líder es el histórico yihadista argelino Mojtar Belmojtar.

Esta fusión bajo "un solo estandarte, una sola organización y un único emir" puso a Ag Ghali como líder máximo. No obstante, según los expertos, los distintos grupos habrían mantenido sus respectivas zonas de actuación pero el poder reivindicar las acciones en nombre de JNIM facilitaría que sus líderes no estuvieran tan en el foco de las acciones antiterroristas.

Como resalta en su último informe al Consejo de Seguridad de la ONU el comité encargado de dar seguimiento a Estado Islámico y Al Qaeda, el grupo terrorista sigue perpetrando atentados --el último de relevancia el perpetrado a finales de enero contra un puesto de la gendarmería en el centro de Malí que dejó 20 muertos-- y "mantiene refugios seguros" en el norte.

"JNIM está siguiendo un programa a largo plazo para transformar y radicalizar a la sociedad en sus áreas de operación", subraya el documento.

Contador