Publicado 18/11/2019 18:07CET

Sahel.- El presidente de Senegal aboga por poner todas las fuerzas operativas en el Sahel bajo un mando único

Sahel.- El presidente de Senegal aboga por poner todas las fuerzas operativas en
Sahel.- El presidente de Senegal aboga por poner todas las fuerzas operativas en - PRESIDENCIA DE SENEGAL - Archivo

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Senegal, Macky Sall, ha abogado este lunes por la creación de un "mando único" que coordine las distintas fuerzas y misiones que operan en el Sahel para hacer frente a la creciente amenaza de los grupos yihadistas en la región, en particular en Malí y Burkina Faso.

En la actualidad, en la zona están desplegadas fuerzas de los países del G5 Sahel --Mauritania, Malí, Níger, Bukina Faso y Chad--, de los propios países afectados, la Misión de la ONU en Malí (MINUSMA) y las fuerzas francesas de la 'Operación Barkhane', todas ellas con el cometido de plantar cara a los grupos yihadistas, entre los que figuran filiales de Al Qaeda y Estado Islámico.

Durante su intervención en el Foro Internacional de Dakar, el mandatario ha defendido la necesidad de que la ONU "se reforme y reforme sus procedimientos" y ha aclarado que es algo que corresponde hacer a los estados miembro, "en particular a los miembros permanentes del Consejo de Seguridad".

Así, Sall ha incidido en que el mandato de las misiones de la ONU emana de Estados Unidos y de los países del Consejo de Seguridad, que "pueden bloquear" cualquier iniciativa de fuerza de intervención.

En este sentido, y en lo que se refiere al Sahel, ha considerado que es necesario que "Rusia y China (...) acepten dar un mandato robusto para que se ponga fin con lo que está ocurriendo" en esta región, según informa la agencia panafricana APA.

El presidente senegalés se ha mostrado partidario de reformar "el sistema de las operaciones de mantenimiento de paz en las zonas donde el terrorismo sacude" aunque "en otras zonas" el modelo actual cumpla "perfectamente" su cometido.

Por otra parte, Sall ha defendido que la respuesta contra el terrorismo no puede ser solo militar sino que también tiene que haber "estrategias preventivas y sostenibles de orden económico, educativo, social y doctrinal". Además, ha añadido, "combatir el terrorismo en el Sahel es a la vez un deber de solidaridad y un imperativo de seguridad colectiva".

En cualquier caso, ha reconocido que ante unos grupos terroristas armados y decididos no cabe otra opción que hacerles frente con unas fuerzas militares superiores, mejor armadas y aún más decididas. De lo contrario, ha subrayado, "los grupos terroristas vencidos en otras partes van a encontrar en las zonas de vulnerabilidad en África santuarios donde van a prosperar, reorganizarse y proseguir su expansión".