El Salvador.- El presidente Saca encabeza un acto de destrucción de armas decomisadas a delincuentes

Actualizado 13/12/2006 20:46:30 CET

SAN SALVADOR, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de El Salvador, Antonio Saca presidió hoy un acto de destrucción de 1.113 armas de varios calibres que fueron decomisadas a delincuentes, dentro de una nueva cruzada nacional para frenar la violencia y la criminalidad en el país.

"El mensaje al mundo es que El Salvador está combatiendo totalmente la delincuencia", dijo Saca hoy tras la fundición del armamento en una fábrica de hierro de la periferia norte de la capital.

El presidente indicó que "el país debe ser un país con menos armas y las que deben existir son las legales y en manos de la gente que pueda manipularlas".

La fundición del armamento se realizó en la fábrica Corinca, en Quezaltepeque, por autoridades del Ministerio de Defensa, Policía Nacional Civil y Seguridad Pública con el aval de la nueva Ley de Control y Regulación de Armas, Municiones, Explosivos y Artículos Similares, informa hoy el diario salvadoreño, 'La Prensa Gráfica'.

En total se fundieron 373 revólveres, 302 pistolas, 174 escopetas, 165 armas artesanales, 83 fusiles, 7 carabinas, 7 sub-ametralladoras, un lanzagranadas y una sub-ametralladora.

Saca explicó que las armas fueron decomisadas a delincuentes y a "irresponsables" con documentación. "Las armas que no son reclamadas en seis meses pasan inmediatamente a esta condición", de fundición.

"Vamos a tratar de profundizar esta fundición de armas no sólo para mandar un mensaje sino para evitar que estas armas sigan circulando y puedan matar personas en el país. Vamos quitarles las armas a los irresponsables y aquellos que las portan ilegalmente", insistió el presidente.

Según la oficina de prensa del ejército, otras 2.000 armas, también decomisadas a delincuentes, fueron fundidas durante el año. La destrucción de las armas se realizó en el marco de una nueva cruzada nacional para frenar la violencia que abate algunas zonas del país.

Según la recién creada Comisión de Seguridad Ciudadana, en El Salvador circulan unas 500.000 armas, de las cuales un 60 por ciento son ilegales. Un 80 por ciento de los delitos son cometidos con armas de fuego y en la mayoría de casos están involucradas las pandillas.

La Comisión de Seguridad Ciudadana y Paz Social presentó a la Asamblea Legislativa, el pasado 6 de diciembre, la propuesta de reforma al artículo 62 de la Ley de Control y Regulación de las Armas de Fuego, que pretenderá la ampliación de la prohibición de llevar armas de fuego en lugares públicos, para tratar de frenar la delincuencia en el país.

El pasado 21 de noviembre, la comisión recomendó los cambios a la ley, con lo cual la prohibición de portar armas en lugares públicos será obligatoria a escala nacional. Actualmente, solo tres alcaldías hacen esfuerzos locales por medio de ordenanzas.

Para contribuir al esfuerzo del Gobierno, la Asamblea Legislativa extendió la semana anterior la prohibición del uso de armas de fuego de todo calibre en plazas y parques del país.