Sánchez afirma que su intención es ir a Cuba antes de fin de año

408599.1.644.368.20180927192452
Vídeo de la noticia
Actualizado 28/09/2018 8:29:16 CET

   El Ejecutivo español cree que la denuncia contra el Gobierno de Maduro ante el TPI no es lo más eficaz

   NUEVA YORK, 27 Sep. (de la enviada especial de EUROPA PRESS Carolina Jiménez) -

   El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha avanzado este jueves que su intención es visitar Cuba antes de final de año, durante un foro informativo en el que también ha reconocido que es "pesimista" sobre la posibilidad de una solución política en Venezuela porque "el régimen de (Nicolás) Maduro no abre ninguna ventana de diálogo" y la oposición está dividida.

   A preguntas del presidente y editor jefe de Reuters, Stephen J. Adler, en un foro de esta agencia en Nueva York, Sánchez ha argumentado que su viaje a Cuba, el primero de un presidente del Gobierno español, supondrá "dar normalidad" en la política a las "relaciones tradicionales" que España y Cuba tienen en el ámbito económico, social y cultural.

   Así, ha reconocido que está emocionado ante la perspectiva de la visita y ha afirmado que su intención es reforzar la colaboración con Cuba a medio plazo. También ha recordado el papel de las empresas españolas que llevan años trabajando en la isla donde, además, hay muchas oportunidades de inversión.

   En cuanto a Venezuela, ha dicho que es "pesimista" sobre la solución política, porque "el régimen de Maduro no abre ninguna ventana de diálogo con la oposición" y, al mismo tiempo, ésta "debe hacer una reflexión sobre tener una posición común y estar unida". No obstante, ha dicho que España está dispuesta a actuar como "facilitadora" de una solución política. "Siendo muy educado, creo que es muy difícil", ha dicho.

   El Gobierno español también está dispuesto a brindar ayuda para encontrar una solución regional a la "crisis de los refugiados" que huyen de Venezuela, lo que, a su modo de ver, es lo más urgente.

    Sánchez ha recordado que como líder de la oposición celebró varias reuniones con opositores y que nada más llegar al Gobierno apoyó una nueva oleada de sanciones subjetivas. "Nuestra posición está clara, siempre hemos defendido la libertad, los derechos humanos y la democracia", ha remachado.

   Preguntado por la posición del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero en Venezuela, ha dicho que respeta su trabajo, porque ve bien cualquier esfuerzo para una solución política y acordada, pero ha insistido en que la posición de Zapatero es suya personal, no del Gobierno.

   La posición del nuevo Gobierno socialista sobre Cuba y Venezuela ha sido también el tema central de un encuentro a puerta cerrada que ha mantenido este jueves por la mañana, a puerta cerrada, con el centro de pensamiento Consejo de las Américas. El viaje a Cuba, según fuentes de le delegación española, ha sido muy bien acogido.

HABLÓ CON TRUDEAU DE LA DENUNCIA CONTRA MADURO

   Sobre Venezuela, en esa reunión Sánchez ha transmitido que, en su opinión, la denuncia contra el Gobierno de Nicolás Maduro ante el Tribunal Penal Internacional que han presentado un grupo de países (Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú) no es lo más eficaz para solucionar la crisis, por diversos motivos. Esa posición se la transmitió también Sánchez al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, cuando se reunieron el pasado domingo en Canadá, que se ha sumado a la denuncia.

    Uno de los motivos, según han explicado fuentes del Ejecutivo en ocasiones anteriores, es que si la Corte decidiera proceder contra Maduro lo que conseguiría sería atrincherarle y que se negase a abandonar el país, dificultando así una solución pactada.

Contador