Sánchez, a favor de un diálogo entre Maduro y la oposición centrada en la convocatoria de elecciones

Pedro Sánchez visita México
Pool Moncloa
Publicado 30/01/2019 22:09:51CET

   MADRID, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno español apoyaría el establecimiento de un diálogo entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición venezolana, facilitado por un grupo de países europeos y latinoamericanos, que tenga como objetivo un acuerdo entre las partes para la celebración de unas elecciones "justas y transparentes" que permitan a los venezolanos encontrar por ellos mismos una solución a la crisis que atraviesa su país.

   Esta es la postura que ha explicitado este miércoles desde Ciudad de México el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, tras reunirse con el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, con el que ha comparecido en rueda de prensa conjunta.

   A diferencia del Gobierno español, México no se ha sumado a la cascada de países que han reconocido ya o se disponen a hacerlo, como el caso de España, al opositor Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela. El pasado sábado Sánchez dio un plazo de 8 días a Maduro para convocar elecciones con todas las garantías. De lo contrario, avisó, España reconocerá a Guaidó, un ultimátum que se mantiene plenamente vigente.

   Pero esta decisión de reconocer a Guaidó es compatible con el deseo de España de llegar a una salida dialogada. De ahí que España defienda en el seno de la UE la constitución de un grupo internacional de contacto, con participación de países europeos e iberoamericanos, que pueda favorecer el diálogo entre las dos partes con vistas a la organización de esos comicios.

   López Obrador ha reconocido que, aunque España y México tienen posiciones diferentes en cuanto al reconocimiento de Guaidó, los dos países coinciden en su deseo de que esta crisis se resuelva de manera pacífica, para lo que se precisa el diálogo entre las partes.

   "En eso creo que coincidimos y estaríamos hasta en condiciones de participar si se nos solicita para que puedan sentarse las dos partes en conflicto y dialogar sin condiciones", ha señalado el presidente mexicano, quien ha apostado por un "diálogo sin condiciones", pero que tiene que "desembocar en la democracia", sin mencionar explícitamente que el fin de ese diálogo ha de ser la convocatoria inminente de elecciones, como defiende España.

   López Obrador ha insistido en el papel fundamental que tiene que desempeñar la diplomacia para evitar que las crisis terminen en enfrentamientos violentos o guerras.

   Sánchez ha querido dejar claro que el Gobierno español "no quiere poner o quitar gobiernos", sino que lo que quiere es que, a través de unas elecciones justas y transparentes, sean los propios venezolanos los que encuentren una salida a la crisis.

Contador