Santos está "satisfecho" con su mandato por la paz con las FARC

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos
REUTERS / XXSTRINGERXX XXXXX
Actualizado 01/08/2018 10:37:31 CET

   BOGOTÁ, 31 Jul. (Reuters/EP) -

   El presidente saliente de Colombia, Juan Manuel Santos, se ha declarado "satisfecho" con el balance de sus ocho años de Gobierno, que llegarán a su fin el 7 de agosto, principalmente por haber firmado la paz con las FARC, la mayor guerrilla del país, aunque ha reconocido que siente cierta "frustración" política por la polarización actual.

   "Ahora tengo más canas y soy abuelo, pero estoy tranquilo y muy satisfecho con los resultados", ha dicho Santos en una entrevista concedida a Reuters preguntado acerca de su etapa en la Casa de Nariño.

   Su mayor logro ha sido conseguir un acuerdo de paz con las FARC que se le había resistido a los demás gobiernos, aunque deja inconcluso el diálogo con la segunda guerrilla del país, el ELN, para que abandone también las armas.

   El acuerdo con las FARC le ha valido el aplauso internacional, materializado en un Nobel de la Paz. En cambio, en Colombia es un tema controvertido que ha dividido por completo a la sociedad.

   Muestra de ello fue el referéndum celebrado en 2016 para ratificar el acuerdo firmado por el Gobierno y las FARC, que fue rechazado por los colombianos. "Fue un jarro de agua fría", ha admitido.

   El líder de la campaña por el 'no' fue el ex presidente Álvaro Uribe, su padrino político. Su nuevo delfín, el presidente electo Iván Duque, ha prometido modificar el acuerdo de paz con las FARC en puntos clave como la justicia transicional o la participación política.

   Interrogado sobre este asunto, Santos ha aclarado que los textos de La Habana no se pueden modificar porque han sido respaldado por la Corte Constitucional. "La paz no se puede cambiar por muchas razones, y por razones éticas y morales. Nadie quiere volver atrás", ha sostenido.

   El líder conservador ha admitido que esta fractura en la sociedad colombiana es el punto amargo de su balance en el Gobierno. "Políticamente, me siento un poco frustrado. Me habría gustado dejar un país más unido. Creedme, lo intenté, pero fue imposible", ha lamentado.