Scioli, único candidato oficialista a las primarias en Argentina

Publicado 18/06/2015 15:08:34CET
Cristina Fernández y Daniel Scioli
ENRIQUE MARCARIAN / REUTERS

BUENOS AIRES, 18 Jun. (Reuters/EP) -

El candidato favorito para ganar las primarias argentinas en el partido gobernante con miras a las elecciones presidenciales, Daniel Scioli, se ha quedado como único postulante del oficialismo tras la dimisión de su rival, Florencio Randazzo, según ha anunciado este jueves el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

La decisión se conoce tras la elección el martes de Carlos Zannini, un funcionario de confianza de la presidenta argentina, Cristina Fernández, como precandidato a vicepresidente de Scioli, el gobernador de la provincia de Buenos Aires.

"Florencio Randazzo ha desistido de participar como precandidato a presidente de la nación por el Frente para la Victoria", ha anunciado el jefe de Gabinete en su habitual conferencia de prensa. Fernández ha añadido que Randazzo, actual ministro del Interior y Transporte, ha declinado el ofrecimiento para ser precandidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires y ha explicado que continuará en su puesto.

"No ha querido participar para gobernador de la provincia de Buenos Aires por el Frente para la Victoria", ha precisado el jefe de Gabinete.

SCIOLI, SIN RIVALES

Scioli, quien ahora no tendrá competencia en las internas del partido gobernante en agosto, lidera la mayoría de las encuestas de intención de voto a presidente junto al opositor y alcalde de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri.

El actual gobernador, un ex corredor de motos naúticas que entró en política militando en la centroderecha, siempre fue considerado más amigable con los mercados que la presidenta Fernández y su ex marido y antecesor, Néstor Kirchner.

Sin embargo, recientemente se ha mostrado como un férreo defensor de las políticas sociales del actual Gobierno y la designación de Zannini como su compañero de fórmula llevó pesimismo a los mercados ya que parecería marcar una continuidad de las políticas económicas del actual Gobierno.

Muchos economistas consideran a la actual presidenta, del peronismo de centroizquierda, una enemiga de los mercados por sus políticas intervencionistas.