Publicado 21/02/2020 14:54:39 +01:00CET

Siria.- Abú Mohamed al Golani, el 'hombre fuerte' de Idlib

Siria.- Abú Mohamed al Golani, el 'hombre fuerte' de Idlib
Siria.- Abú Mohamed al Golani, el 'hombre fuerte' de Idlib - TWITTER - Archivo

Hayat Tahrir al Sham es la principal organización insurgente en el último reducto rebelde en Siria Su líder asegura que su aspiración es estabilizar y administrar las zonas bajo su control y se ofrece a hablar con la oposición

MADRID, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

La ofensiva que en los últimos meses está llevando a cabo el régimen sirio con apoyo de Rusia y que ha dejado más de 900.000 desplazados tiene como objetivo final desalojar de Idlib a los rebeldes que controlan esta región del noroeste, último reducto de quienes se alzaron en 2011 contra Bashar al Assad. Pero quien en último término dirige los hilos de lo que ocurre en esta zona es Abú Mohamed al Golani.

Como líder de Hayat Tahrir al Sham (HTS), comanda el principal grupo insurgente que aglutina a varias organizaciones entre ellas lo que en su día fue el Frente al Nusra, otrora filial de Al Qaeda en Siria, lo que le confiere un peso fundamental en el puzzle que se ha convertido Idlib, donde a la ofensiva de Damasco se ha sumado la presencia de tropas turcas en apoyo a algunos grupos rebeldes y en los últimos días se han producido incluso choques directos entre tropas sirias y turcas.

Consciente de este papel, Al Golani ha venido siguiendo una trayectoria que le ha alejado paulatinamente de Al Qaeda, con la que rompió oficialmente en el verano de 2016, y por la que ha buscado consolidar al grupo que comanda como una fuerza siria, respaldando igualmente al Gobierno de Salvación instaurado por las fuerzas rebeldes en Idlib.

"HTS es un proyecto construido por las circunstancias y no durará para siempre", ha trasladado Al Golani en un encuentro con International Crisis Group y con el Centro para el Diálogo Humanitario de Ginebra mantenido a finales de enero y dado a conocer ahora por el 'think-tank'.

"No tenemos un plan predeterminado a largo plazo. Nadie sabe qué ocurrirá en los próximos tres meses, qué áreas estarán bajo nuestro control, cuántos desplazados tendremos que atender, qué hará Turquía o si los estadounidenses todavía estarán en Siria", ha asegurado el líder de HTS.

Según Al Golani, su "plan a medio plazo es estabilizar la zona bajo nuestro control y administrarla a través de una alianza con las fuerzas revolucionarias sirias que están comprometidas con proteger Idlib".

En este sentido, ha negado que su grupo sea el que controle el Gobierno de Salvación, aunque sí ha reconocido que tienen peso en el mismo. "Tenemos la última palabra en asuntos de seguridad y militares, porque estamos en guerra, pero no tenemos la última palabra sobre la administración civil", ha asegurado.

DERROCAR A AL ASSAD

Al Golani no ha ocultado que aspira a que el régimen de Al Bashar sea derrocado y que las tropas rusas e iraníes que le apoyan abandonen el país, si bien parece haber llegado a la conclusión de que "no hay voluntad internacional de llevar a cabo un cambio de régimen".

No obstante, ha defendido que "el mundo también debería ser realista y aceptar que más de la mitad de la población siria, unos 12 millones de personas, han elegido no vivir bajo control del régimen", en referencia a los millones de refugiados sirios que hay en el mundo y los millones de desplazados internos.

Estas personas "votaron con sus pies, lo menos que se merecen es vivir de forma segura", ha sostenido, asegurando que quienes viven en Idlib prefieren hacerlo en campamentos que volver a zonas gubernamentales "donde saben que serán torturados y asesinados".

En cuanto a las críticas hacia HTS y hacia él por haber usado la violencia contra grupos de oposición, haber silenciado la disidencia en sus filas y detenido a activistas y opositores, Al Golani ha reconocido que cometieron "errores pero estamos intentarlos enmendarlos ahora". En este sentido, ha tendido la mano al diálogo con otros grupos: "Necesitamos hablar con la oposición. No nos hacemos ilusiones de que podemos gobernar Idlib por nuestra cuenta".

NADA QUE VER CON AL QAEDA

Por otra parte, Al Golani ha aprovechado el encuentro para dejar claro que HTS ya no tiene nada que ver con Al Qaeda y con la filial oficial que ahora tiene el grupo terrorista en Siria, Hurras al Din. Respecto a este grupo, ha admitido que mantienen una "relación complicada" pero les han "contenido".

"Hicimos que firmaran un compromiso de no usar Siria como rampa de lanzamiento de la yihad en el extranjero y que reconocieran al Gobierno de Salvación y a sus tribunales", ha explicado, resaltando que "hasta ahora han respetado estos compromisos". Pese a estas afirmaciones, Crisis Group sostiene que "la relación de HTS con los grupos más radicales sigue siendo ambigua".

Asimismo, el líder de HTS también ha recalcado su enfrentamiento con Estado Islámico, grupo del que en su día formó parte pero del que el Frente al Nusra se escindió en 2013. "Hemos estado yendo sistemáticamente contra las células de Estado Islámico en Idlib y por eso no hemos visto un solo ataque suyo en Idlib en los últimos seis meses", ha reivindicado.

Tras los varios cambios de nombre y transformaciones del grupo que lidera, Al Golani se presenta como un grupo local, independiente de la cadena de mando de Al Qaeda, con una agenda islamista estrictamente siria y no transnacional, resume Crisis Group en el artículo que acompaña a las declaraciones de este.

MUCHO MÁS POR HACER PARA DEMOSTRAR EL CAMBIO

"Aunque la retórica de Al Golani intenta crear la impresión de que el grupo ha cambiado genuinamente respecto a sus objetivos y conducta, HTS necesitará dar pasos mucho más concretos para demostrar la sinceridad de su reorientación, especialmente a los actores externos", defiende el 'think-tank'.

Según Crisis Group, dada la situación actual en el terreno, Rusia y Turquía parecen estar abocados a "encontrar un acomodo" sobre Idlib y a "encontrar una solución a la cuestión de HTS", grupo al que tanto Moscú como Washington consideran como una declaración terrorista y cuyo desarme ha venido exigiendo Rusia a Ankara.

Esto pasa por un alto el fuego durante el que Moscú podría probar si HTS cumple con su supuesto cambio y se adhiere al mismo, además de ver si el grupo está "demostrando esfuerzos de buena fe para contener a otros grupos yihadistas y transnacionales más allá de Estado Islámico". HTS también tendría que mostrar su voluntad de un mayor pluralismo político en la zona y no interferir en la labor de las organizaciones humanitarias.

TRAYECTORIA DE AL GOLANI

En todo caso, si algo parece haber demostrado en los últimos años Al Golani ha sido su capacidad de adaptarse a la situación cambiante en la región. Nacido en Siria, Al Golani se sumó a la insurgencia en el vecino Irak tras la caída de Sadam Hussein y entró a formar parte de lo que en aquel entonces era la filial de Al Qaeda, Estado Islámico en Irak.

Ya con Abú Bakr al Baghdadi al frente de este grupo, Al Golani es enviado a Siria para establecer una filial en 2011, el Frente al Nusra. Cuando en 2013 Al Baghdadi anuncia la creación de Estado Islámico en Irak y Siria (ISIS) de la fusión de los dos grupos, Al Golani se desmarca, jurando su lealtad a Al Qaeda y a Ayman al Zawahiri.

En su encuentro con Crisis Group, ha asegurado que si lo hizo fue porque no tenía más "opciones" y con la condición de que "no usaríamos Siria para lanzar operaciones exteriores ni permitiríamos usar el país para tal fin". "Dejé claro que nos centraríamos exclusivamente en nuestra lucha contra el régimen sirio y sus aliados en Siria", ha precisado.

Sin embargo, ante la evolución del conflicto, en julio de 2016 Al Golani anuncia la ruptura con Al Qaeda y la creación del Frente Fatá al Sham. El nuevo grupo volvería a cambiar de nombre en enero de 2017, tras la incorporación de otros grupos insurgentes, para adoptar su designación actual, Hayat Tahrir al Sham, totalmente al margen de Al Qaeda, que ha procedido a crear una nueva filial en el país, Hurras al Din.