Publicado 12/03/2021 07:40CET

Siria.- AI pide al Consejo de Seguridad que "supere su parálisis" y "presione" para rendir cuentas por crímenes en Siria

Archivo - Una mujer y un niño en un campamento de desplazados en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria
Archivo - Una mujer y un niño en un campamento de desplazados en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria - Anas Alkharboutli/dpa - Archivo

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) ha lamentado que el Consejo de Seguridad de la ONU haya fallado "por completo" al pueblo de Siria a pesar de tener "el poder y el mandato" de ayudarlo, por lo que ha pedido que "supere su parálisis" y "presione" para que rindan cuentas los perpetradores de los crímenes ocurridos en diez años desde el inicio de la crisis en el país.

Con motivo del décimo aniversario de esta crisis, el próximo 15 de marzo, Amnistía Internacional ha recordado que desde que empezaron las protestas pacíficas en Damasco en 2011, las fuerzas del Gobierno sirio y, después, grupos armados de oposición, junto a los aliados, han provocado ataques, detenciones arbitarias, torturas, desapareciones, hambre y desplazamientos forzados.

"Diez años después, los perpetradores de horribles violaciones, incluidos crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra, siguen infligiendo un inmenso sufrimiento a los civiles mientras evaden la justicia", ha criticado la directora adjunta para Oriente Medio y África del Norte, Lynn Maalouf.

Rusia y China han vetado las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU para disuadir las violaciones de derechos en Siria al menos 15 veces, ha señalado la organización.

Asimismo, Rusia, Irán y Turquía han respaldado a las partes del conflicto responsables de "atrocidades" en el país, de modo que han seguido permitiendo los abusos. Igualmente, Estados Unidos y Rusia también han "participado activamente" en el conflicto armado, ha condenado Amnistía.

"Durante demasiado tiempo, los estados han antepuesto descaradamente las lealtades e intereses políticos a la vida de millones de niños, mujeres y hombres, permitiendo que la historia de terror en Siria continúe sin un final a la vista", ha incidido Maalouf al respecto, para urgir a las potencias que ayudan a las fuerzas en el terreno que vean que "no pueden seguir ignorando la justicia".

Tal y como ha precisado la organización, en 2016, tras sucesivos fracasos en el Consejo de Seguridad de la ONU, la Asamblea General de la ONU estableció un mecanismo internacional para investigar y enjuiciar algunos de los crímenes más graves bajo el derecho internacional cometidos en Siria desde marzo de 2011.

"Esto ha ofrecido a los sirios la única vía para que la justicia hasta la fecha, ya que facilita la tramitación de casos a través de los tribunales nacionales bajo el principio de jurisdicción universal", ha apuntado Amnistía Internacional, para explicar que en los últimos meses han surgido "los primeros destellos de esperanza por la justicia".

Y es que, como ha relatado el grupo, en febrero un funcionario del Gobierno sirio fue condenado por crímenes de lesa humanidad en Alemania por primera vez. En concreto, se trata de Eyad al Gharib, un oficial de seguridad sirio que fue sentenciado a cuatro años y medio de prisión "por su papel en ayudar e incitar a la tortura de manifestantes detenidos en Damasco".

Por otro lado, el 4 de marzo de 2021, Canadá solicitó negociaciones formales en virtud de la Convención de la ONU contra la Tortura para responsabilizar a Siria por las violaciones de derechos humanos, una solicitud similar a otra que hizo Países Bajos.

"Sin justicia, el ciclo de derramamiento de sangre y sufrimiento en Siria continuará. Un puñado de estados están liderando el camino dando pasos cruciales hacia la justicia, ahora es el momento de que otros sigan su ejemplo", ha expuesto Lynn Maalouf en este aspecto.

Mientras la situación en Siria sigue siendo sombría, el Gobierno continua restringiendo el acceso de las organizaciones de ayuda humanitaria a las áreas bajo su control, ahondando en una "desesperada crisis económica y humanitaria". De forma paralela, continúan las detenciones arbitrarias, la tortura y secuestros por parte de grupos armados de oposición apoyados por Turquía y Hay'at Tahrir al-Sham en el norte de Siria.

UNA DÉCADA DE GUERRA

EL Gobierno de Siria y grupos armados de oposición han cometido reiteradamente violaciones del derecho internacional humanitario durante los diez años de conflicto.

En algunos casos, los ataques ilegales se han llevado a cabo por y con el apoyo de aviones rusos, ha criticado Amnistía Internacional, que también ha rememorado que la coalición liderada por Estados Unidos ha llevado a cabo "ataques aéreos durante una campaña de bombardeos de cuatro meses contra el grupo armado Estado Islámico en Raqqa.

Los ataques aéreos, algunos de los cuales violaron el derecho internacional humanitario, mataron e hirieron a cientos de civiles y destruyeron viviendas e infraestructura de civiles, según la organización.

El Gobierno sirio también ha detenido arbitrariamente y ha hecho desaparecer "por la fuerza" a decenas de miles de personas por ejercer pacíficamente sus derechos, incluidos abogados, defensores de los derechos humanos, periodistas, trabajadores de ayuda humanitaria y activistas políticos, según la organización.

Todas las partes en el conflicto también han llevado a cabo homicidios ilegítimos, ha agregado Amnistía, para insistir en su petición al Gobierno sirio de poner en libertad a los detenidos arbitrariamente y revelar los paraderos de desaparecidos, secuestrados y arrestados.

El grupo armado autodenominado Estado Islámico, Hay'at Tahrir al-Sham, y otros grupos armados de oposición apoyados por Turquía y los estados del Golfo también han cometido crímenes de guerra y otras violaciones. Coaliciones de grupos armados apoyados por Turquía han llevado a cabo ataques ilegales en áreas bajo el control de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), recoge el comunicado.

Las YPG, ahora parte de las Fuerzas Democráticas Sirias apoyadas por Estados Unidos, también fueron responsables del desplazamiento forzado de civiles y la demolición de viviendas de civiles, ha denunciado la organización.

En diez años de conflicto, miles de personas han sido desplazadas internamente y viven en campamentos o obras de construcción en condiciones espantosas sin necesidades básicas como alimentos y medicinas.

Por último, Amnistía Internacional también ha recordado que al menos cinco millones de personas han huido del país, principalmente a territorios vecinos donde enfrentan restricciones en su acceso a servicios o ayuda, "dejando a muchos en la indigencia".