Siria.- Al Assad expresa su "rechazo total" a cualquier "invasión" del territorio de Siria

Publicado 22/10/2019 23:21:12CET

MADRID, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Siria, Bashar al Assad, ha expresado este martes su "rechazo total" a cualquier "invasión" del territorio sirio, en referencia a la ofensiva militar turca contra las fuerzas kurdas en el norte del país árabe.

La Presidencia siria ha indicado en un comunicado que Al Assad ha trasladado a su homólogo ruso, Vladimir Putin, que la "invasión" no debe tener lugar "bajo ningún nombre o pretexto", al tiempo que ha agregado que "los que tienen objetivos separatistas son los responsables de la situación actual".

Asimismo, ha manifestado que "la población (desplazada) debe volver a sus zonas (de residencia)" y ha rechazado lo que ha descrito como "cualqueir intento de modificación demográfica que algunos intentan imponer".

Al Assad ha hecho así referencia a los planes del Gobierno de Turquía de reubicar a los refugiados sirios que se encuentran en su territorio en la 'zona segura' que busca crear en el norte de Siria.

Por último, ha recalcado que Damasco "continuará su lucha contra el terrorismo y la ocupación en cada centímetro de territorio sirio a través de todos los medios legítimos", según ha informado la agencia estatal siria de noticias, SANA.

Por su parte, Putin ha informado a Al Assad del contenido del acuerdo alcanzado durante la jornada entre él y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, relativo a la ofensiva de Ankara en Siria.

"El jefe de Estado ruso informó a su colega sirio sobre los resultados de la reunión (con Erdogan)", ha dicho el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, quien ha recalcado que Putin ha trasladado a Al Assad "las principales estipulaciones del memorando de entendimiento aprobado en la reunión".

En este sentido, Peskov ha resaltado que Al Assad "ha dado las gracias a Putin y ha expresado su pleno apoyo a los resultados de estos trabajos", tal y como ha recogido la agencia rusa de noticias Sputnik.

La conversación entre Al Assad y Putin ha tenido lugar pocas horas después de que Turquía y Rusia dieran un nuevo plazo de 150 horas a las fuerzas kurdas para que se retiren de la 'zona segura' exigida por Ankara en el norte de Siria.

EL ACUERDO ENTRE MOSCÚ Y ANKARA

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha leído posteriormente el contenido del memorando de entendimiento alcanzado durante la jornada, que contempla patrullas conjuntas en la 'zona segura' para garantizar que las YPG no vuelven a este área.

"A partir del mediodía del 23 de octubre de 2019, la Policía Militar rusa y la guardia fronteriza siria entrarán en el lado sirio de la frontera, fuera de la zona de la 'Operación Manantial de Paz', para facilitar la retirada de los elementos de las YPG y sus armas en una zona de 30 kilómetros desde la frontera, lo que debe ser concluido en 150 horas", recoge.

En este sentido, apuntad que "a partir de ese momento, se iniciarán patrullas conjuntas entre Rusia y Turquía al oeste y el este del área de la 'Operación Manantial de Paz' con una profundidad de diez kilómetros, a excepción de Qamishli".

"Todos los elementos de las YPG y sus armas serán retirados de Manbij y Tel Rifaat", resalta, al tiempo que agrega que "el 'statu quo' establecido en el área de la 'Operación Manantial de Paz', entre Tel Abyad y Ras al Ain, con una profundidad de 32 kilómetros, será preservado".

"Ambos países siguen comprometidos con la integridad territorial de Siria y la seguridad de Turquía", ha señalado Lavrov en su lectura del acuerdo, que recoge además que ambos países "siguen comprometidos con la lucha contra el terrorismo en todas sus formas".

Por último, Moscú y Ankara han acordado la creación de un organismo para verificar la aplicación de este memorando y trabajar "para lograr una solución política" al conflicto en Siria y apoyar los trabajos del comité constitucional, que redactará la nueva Carta Magna del país.

LA OFENSIVA TURCA

Turquía puso en marcha el 9 de octubre la 'Operación Manantial de Paz', con la que pretende expulsar del noreste de Siria a los milicianos de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), lideradas por las YPG.

El 17 de octubre, Turquía acordó con Estados Unidos un alto el fuego en la zona que implica la suspensión temporal de su ofensiva para que los milicianos de las FDS retiren su armamento y se replieguen abandonando la zona del noreste de Siria delimitada por las autoridades turcas.

Sin embargo, Ankara mantuvo sus bombardeos durante la jornada del viernes, lo que llevó a las FDS a denunciar una ruptura del acuerdo y reclamar el despliegue de observadores internacionales.

Las FDS anunciaron el domingo que habían cumplido con la evacuación de milicianos de Ras al Ain, en el marco del citado acuerdo, que dio cinco días para su retirada de la zona de seguridad, que abarcará 440 kilómetros de frontera, hasta la frontera iraquí, y se adentrará 32 kilómetros en suelo sirio.