Publicado 17/11/2020 14:29CET

Siria.- Las autoridades kurdas de Siria han liberado desde octubre a cerca de 1.300 personas del campamento de Al Hol

Una mujer con niqab en el campamento de familiares de milicianos de Estado Islámico en Al Hol, en Siria
Una mujer con niqab en el campamento de familiares de milicianos de Estado Islámico en Al Hol, en Siria - CAROL GUZY / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 17 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades kurdas de Siria han procedido a la liberación desde octubre de cerca de 1.300 residentes en el campamento de desplazados de Al Hol, ubicado en el norte del país y que acoge a miles de familiares de presuntos miembros del grupo yihadista Estado Islámico.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos ha indicado en su página web que desde principios de octubre han sido liberadas cerca de 276 familias sirias, que integran a unas 1.270 personas, residentes en las provincias de Deir Ezzor, Hasaka y Raqqa.

El organismo, con sede en Londres e informantes en el país, ha resaltado que cerca de 23.000 personas siguen en el interior de Al Hol, si bien la administración del campamento está barajando nuevas liberaciones durante los próximos días y semanas.

En este sentido, ha resaltado que entre las personas que cotinúan en el campamento hay cerca de 16.000 personas que residían en zonas controladas por el Gobierno de Bashar al Assad, lo que está ralentizando el proceso de liberaciones.

El Consejo Democrático Sirio (CDS), brazo político de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), y la Administración Autónoma para el Norte y el Este de Siria (AANES) llevan años pidiendo ayuda para controlar la situación en el campamento de Al Hol y otros campamentos similares tras la caída del 'califato' de Estado Islámico, tanto por motivos humanitarios como de seguridad.

El campamento de Al Hol acoge a cerca de 64.000 desplazados, según datos de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), que señala que alrededor de 25.000 de ellos son sirios.

La seguridad del campamento recae sobre las FDS, cuyo componente principal son las Unidades de Protección Popular (YPG), que han protestado en numerosas ocasiones por la falta de apoyo para hacer frente a esta situación, marcada por incidentes de seguridad, ataques e intentos de fuga durante los últimos meses.

Las FDS, apoyadas por la coalición internacional que lidera Estados Unidos, tomaron en marzo de 2019 la ciudad siria de Baghuz (este), lo que supuso la caída del califato territorial de Estado Islámico, que perdió así todas las zonas que controlaba en Siria e Irak, tras su derrota en este país en diciembre de 2017.

Sin embargo, el grupo yihadista ha incrementado en los últimos meses sus ataques en ambos países y está intentando volver a ganar impulso para una ofensiva aprovechando algunos vacíos de seguridad y la nueva situación regional.

Contador