Publicado 14/04/2021 17:57CET

Siria.- Estados Unidos afirma que el último informe de la OPAQ sobre Siria "no sorprende a nadie"

Archivo - HANDOUT - 30 December 2020, Syria, Draykish: A picture provided by the Syrian Arab News Agency (SANA) on 30 December 2020 shows Syrian President Bashar Al-Assad (R) participating with more than 300 Syrian students in afforestation of Harsh al-Tu
Archivo - HANDOUT - 30 December 2020, Syria, Draykish: A picture provided by the Syrian Arab News Agency (SANA) on 30 December 2020 shows Syrian President Bashar Al-Assad (R) participating with more than 300 Syrian students in afforestation of Harsh al-Tu - -/SANA/dpa - Archivo

MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Estados Unidos considera que el informe de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que culpa al régimen Bashar al Assad de un ataque perpetrado en 2018 sobre el noroeste de Siria "no sorprende a nadie", ya que forma parte de un conflicto donde se estarían cometiendo crímenes de guerra y contra la humanidad.

Los expertos internacionales han concluido que un helicóptero del Ejército sirio lanzó un cilindro con gas cloro sobre la localidad de Saraqib el 4 de febrero de 2018. Con este, ya son dos los informes de la OPAQ que culpan directamente a las fuerzas leales a Damasco de un ataque con armas teóricamente prohibidas.

Una docena de personas se vieron afectadas por el incidente de Saraqib, que añadió "un sufrimiento deliberado e inconcebible a víctimas sirias", en palabras del portavoz del Departamento de Estado norteamericano, Ned Price, que ha culpado a Al Assad de "innumerables atrocidades".

"El régimen ha respondido reiteradamente con muerte y destrucción a los llamamientos del pueblo sirio en favor de reformas y cambio", ha añadido Price, cuyo país sigue examinando si el régimen de Al Assad dispone de suficientes químicos para seguir desarrollando armamento tras los compromisos suscritos en 2013, cuando prometió destruir todo su arsenal.

El portavoz estadounidense ha subrayado que "el uso de armas químicas por parte de cualquier actor estatal o no estatal representa una amenaza inaceptable para la seguridad y no puede ocurrir con impunidad", por lo que espera que tanto el régimen sirio como cualquier otro actor involucrado en este tipo de acciones rindan cuentas.

El informe de la OPAQ, ha sentenciado, "es solo el último recordatorio del repudio flagrante de Al Assad por el Estado de Derecho".

Contador