Publicado 10/03/2021 10:22CET

Siria.- La mitad de los jóvenes sirios ha perdido algún amigo o familiar por la guerra

Archivo - 25 January 2021, Syria, Idlib City: Hasan Tflah, 27, the leader of an unexploded ordnance removal team of the Syria Civil Defence, commonly referred to as White Helmets, prepares for duty. Tflah has been clearing undetonated mines and bomb remna
Archivo - 25 January 2021, Syria, Idlib City: Hasan Tflah, 27, the leader of an unexploded ordnance removal team of the Syria Civil Defence, commonly referred to as White Helmets, prepares for duty. Tflah has been clearing undetonated mines and bomb remna - Anas Alkharboutli/dpa - Archivo

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

La guerra de Siria ha provocado una "década de pérdidas salvajes" de la que son testigos en primera persona los jóvenes, como acredita un estudio del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en el que casi la mitad de las personas entrevistadas reconoce haber perdido algún amigo o familiar como consecuencia del conflicto.

La organización ha entrevistado a 1.400 sirios de entre 18 y 25 años en Siria, Líbano y Alemania y, de ellos, un 47 por ciento confirma una muerte cercana. Uno de cada seis señala que al menos uno de sus progenitores había fallecido o sufrido heridas graves, mientras que el 12 por ciento confirma heridas en carne propia.

El 62 por ciento ha tenido que abandonar su hogar y el 54 por ciento ha perdido contacto con un familiar cercano, si bien este dato se eleva a siete de cada diez cuando se tiene en cuenta únicamente a los jóvenes entrevistados en Líbano.

Respecto a lo efectos económicos de la guerra, un 49 por ciento ha perdido su ingreso por el conflicto y el 77 por ciento reconoce que ha tenido problemas para adquirir alimentos y otros bienes de primera necesidad. Estas carencias se elevan al 85 por ciento en el caso de Siria, un país donde más de la mitad de la población es menor de 25 años.

El conflicto se ha llevado por delante la educación de estos jóvenes, hasta el punto de que el 57 por ciento ha reconocido haber perdido años de escolaridad, y también sus perspectivas de futuro, en la medida en que uno de cada cinco ha aplazado sus planes de boda.

El director general del CICR, Robert Mardini, ha lamentado lo que ha descrito como "una década de pérdida salvaje para todos los sirios" y ha incidido en que la encuesta "pinta un panorama sombrío de toda una generación a la cual el conflicto le robó la adolescencia y los primeros años de adultez.

Las oportunidades económicas y laborales encabezan la preocupación de los sirios, por encima de atención sanitaria, educación y asistencia psicológica. En el último año, los jóvenes en Siria han sufrido trastornos del sueño (54%), ansiedad (73%), depresión (58%), soledad (46%), frustración (62%) y angustia (69%) por la guerra.

"Estos jóvenes están ingresando en su segunda década de esta agonizante crisis. Lo verdaderamente desgarrador de su situación es que, tras haber perdido gran parte de su niñez y adolescencia a manos del conflicto, es probable que esta generación cargue con mucha responsabilidad respecto de la reconstrucción y del trabajo necesario para llevarla a cabo", ha apuntado por su parte el director del CICR para Oriente Próximo, Fabrizio Carboni.

Unos 13,4 millones de personas necesitan asistencia humanitaria en Siria, pero la mayoría de los jóvenes se muestran optimistas con respecto al futuro. Esperan que la próxima década les traiga seguridad y estabilidad, la posibilidad de tener una familia y un empleo bien remunerado, atención de salud y servicios accesibles y el fin del conflicto.