Publicado 18/03/2020 11:54:06 +01:00CET

Siria.- MSF advierte de que el alto el fuego en Idlib no ha puesto fin a la crisis humanitaria

Siria.- MSF advierte de que el alto el fuego en Idlib no ha puesto fin a la cris
Siria.- MSF advierte de que el alto el fuego en Idlib no ha puesto fin a la cris - Anas Alkharboutli/dpa

MADRID, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

El alto el fuego pactado el pasado 5 de marzo entre Turquía y Rusia para el noroeste de Siria no ha puesto fin a la grave crisis humanitaria en la que se encontraban los alrededor de 3,5 millones de personas que viven en esta zona del país, último bastión de los rebeldes que se alzaron en armas contra el presidente, Bashar al Assad, hace nueve años.

Aunque, según Médicos Sin Fronteras (MSF), tanto la intensidad de los combates como la escala del movimiento de población han disminuido desde entonces, la "desesperada situación" de la población no se ha visto alterada. Según datos de la ONU, desde el pasado 1 de diciembre casi un millón de personas se han visto desplazadas por la ofensiva de las fuerzas sirias apoyadas por Rusia sobre Idlib y las zonas aledañas aún bajo control rebelde.

"El reciente alto el fuego en el noroeste de Siria no significa que las condiciones de vida en todos los campos (de desplazados) hayan mejorado o que la gente haya regresado a sus casas", advierte el coordinador de campo para el noroeste de Siria de MSF, Cristian Reynders.

Al contrario, añade, "no solo casi un millón de personas aún viven en el frío en la actualidad, sino que muchos lo hacen en condiciones insalubres y en ocasiones no tienen acceso a cosas tan básicas como el agua potable y atención sanitaria cuando enferman".

Además de ello, los desplazados también se enfrentan a las gélidas temperaturas invernales. "Este es solo uno de los factores que complican una situación ya de por sí increíblemente difícil y dramática", subraya el responsable de MSF, que recuerda que "algunos están tan desesperados que están usando materiales peligrosos para calentar sus tiendas de campaña".

Para contrarrestar este problema, MSF ha distribuido más de 300 toneladas de material para calentar a más de 22.000 personas en 21 campamentos y asentamientos que albergan a desplazados en el noroeste de Siria. También ha distribuido otro material básico como kits de higiene y colchones a más de 17.000 personas en 19 campamentos y asentamientos en los últimos meses y para finales de marzo está previsto distribuir otros 2.000 kits de bienes esenciales más.

Por otra parte, Reynders reconoce que es todo un desafío el poder cubrir las necesidades médicas de los desplazados en Idlib debido al "entorno inseguro" en el que se ven obligados a trabajar los equipos de MSF pero también a "lo limitado de nuesros recursos".

Pese a ello, subraya, "tenemos que seguir ayudando a las personas allí, muchas de las cuales han perdido todo y ahora dependen totalmente de la ayuda humanitaria". "No podemos simplemente cerrar los ojos a lo que está ocurriendo o desanimarnos por el hecho de que todavía hay mucho más por hacer para ayudar a la población" en esta parte de Siria, defiende el responsable de MSF.

Contador