Publicado 11/03/2021 11:30CET

Siria.- MSF alerta del colapso del sistema sanitario en Siria tras una década de guerra

Archivo - Ayuda en el campamento de Al Hol, en Siria
Archivo - Ayuda en el campamento de Al Hol, en Siria - MSF/RICARDO GARCIA VILANOVA - Archivo

MADRID, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha advertido de que el sistema sanitario se encuentra colapsado en Siria, fruto de una guerra que cumple ahora diez años y en la que las instalaciones y el personal médico también han sufrido en primera persona los ataques de las partes enfrentadas.

La ONG considera que el décimo aniversario del conflicto llega marcado por la COVID-19 y el declive económico, que no hacen sino agudizar las necesidades de una población que está ya al límite. Naciones Unidas estima que más de 13 millones de personas necesitan asistencia humanitaria y casi 12 millones de personas viven fuera de sus hogares, tanto dentro como fuera de Siria.

El coordinador general de MSF para Siria, Francisco Otero y Villar, ha advertido de que "la población se enfrenta a una situación desesperada", en la que "no ven ninguna salida al conflicto, ni ninguna señal de mejora. "Viven en el miedo constante a una nueva ofensiva militar, que significaría otro desplazamiento y la necesidad de encontrar un lugar seguro en un área geográfica muy limitada", ha añadido.

MSF, que está en Siria desde el inicio del conflicto, es testigo de un deterioro que se hace especialmente palpable en el sistema sanitario, con cientos de instalaciones médicas bombardeadas y gran parte del personal muerto o huido. Incluso antes de la pandemia, los recursos humanos ya eran "extremadamente limitados", según la ONG.

Solo en el norte de Siria se han confirmado casi 30.000 casos y cerca de 900 fallecimientos por coronavirus, pero MSF cree que "es difícil conocer la extensión real de propagación del virus en el área". Así, aunque los casos han disminuido recientemente, ha apuntado que esto podría deberse a la falta de capacidad de análisis.

La organización ha subrayado que prestar asistencia humanitaria dentro de Siria sigue siendo "extremadamente complicado", como lo demuestra el hecho de que MSF sigue sin poder operar en las zonas bajo control del régimen de Bashar al Assad --"a pesar de las repetidas solicitudes"--.

Médicos Sin Fronteras ha instado a todas las partes a garantizar la protección de los civiles, en un llamamiento extensible también a las instalaciones y los trabajadores sanitarios. "Es imprescindible que todas las partes garanticen el acceso de ayuda humanitaria en Siria, incluida la prestación de atención médica imparcial donde sea necesario", ha reclamado.