Siria.- Mueren siete civiles a causa de los ataques de Turquía contra el norte de Siria pese al alto el fuego

Publicado 18/10/2019 17:56:02CET

MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

Al menos siete civiles han muerto y otros 21 han resultado heridos este viernes a causa de los bombardeos llevados a cabo por Turquía contra los alrededores de la localidad siria de Ras al Ain, a pesar del anuncio de un alto el fuego durante la jornada del jueves.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres e informantes en el país árabe, ha indicado que los ataques han alcanzado el área de Abú Rasin y las localidades de Bab al Jair, On Eshbé y Madaba.

Asimismo, ha señalado que estos bombardeos han matado a cuatro miembros de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), cuyo principal integrante es la milicia kurda Unidades de Protección Popular (YPG).

El Observatorio ha apuntado que este balance de víctimas mortales eleva a 79 el número de civiles fallecidos en Siria desde el inicio el 9 de octubre de la ofensiva militar turca contra las autoridades kurdas en el país árabe.

Por su parte, la agencia estatal siria de noticias, SANA, ha elevado a ocho el número de muertos y ha agregado que los ataques han alcanzado mezquitas, iglesias y monasterios.

Las FDS habían acusado a primera hora del día a las tropas turcas de haber violado el alto el fuego alcanzado la víspera entre Turquía y Estados Unidos y que prevé el cese de las hostilidades durante cinco días en el noreste de Siria.

"Pese al acuerdo para suspender los combates, los ataques aéreos y de artillería continúan alcanzando las posiciones de combatientes, asentamientos civiles y el hospital de Ras al Ain", ha denunciado en Twitter Mustafá Bali, uno de los portavoces de las FDS.

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, anunció el jueves un acuerdo de alto el fuego en el norte de Siria para permitir la retirada de las fuerzas kurdas de la 'zona segura' que exige Turquía.

"Estados Unidos y Turquía han acordado un alto el fuego en Siria", ha dicho, antes de agregar que Ankara "pausará la 'Operación Manantial de Paz' para permitir la retirada de las YPG de la 'zona segura' durante 120 horas".

Pence, que se reunió durante la jornada con el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, manifestó que "todas las operaciones militares serán pausadas y la 'Operación Manantial de Paz' será parada totalmente una vez se complete la retirada (de las YPG)".

"Hemos empezado a facilitar su retirada segura de las cerca de 20 millas (cerca de 32 kilómetros) en el área al sur de la frontera turca", indicó en rueda de prensa, al tiempo que recalcó que existe un acuerdo con Turquía para que "no inicie operaciones militares contra Kobani".

TURQUÍA NIEGA QUE SEA UN ALTO EL FUEGO

Por su parte, el ministro de Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, negó que el acuerdo alcanzado se trate de un alto el fuego y señaló que "la 'Operación Manantial de Paz' no ha sido parada, sino pausada", según el diario local 'Daily Sabah'.

"Esto no es un alto el fuego. Turquía sólo parará la operación una vez que todos los elementos terroristas abandonen la 'zona segura'", dijo, antes de argumentar que un alto el fuego sólo puede pactarse "entre dos partes legítimas".

Turquía inició el 9 de octubre la 'Operación Manantial de Paz', días después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, diera un giro de 180 grados a la alianza de Washington con las FDS, hasta entonces un aliado clave en la lucha contra Estado Islámico, y retirara sus tropas de la zona, dando 'luz verde' a Turquía para su ofensiva.

Desde entonces, la mayoría de los países de la comunidad internacional --incluidos Rusia e Irán-- han cargado contra Ankara y han advertido de que la operación podría tener un impacto negativo contra la lucha contra el grupo yihadista.

El Ejército sirio empezó lunes a desplegarse en varios puntos clave del noreste de Siria tras el acuerdo alcanzado con líderes kurdos sirios para contrarrestar la ofensiva. Los kurdos han tildado de "puñalada por la espalda" la decisión de Trump.