Siria.- Nadia Murad aplaude la muerte de Al Baghdadi y pide unos "Juicios de Nuremberg" para miembros de Estado Islámico

Publicado 28/10/2019 18:06:38CET

La ONG Free Yezidi Foundation dice que el grupo es aún una amenaza y reclama evitar "un Estado Islámico 2.0"

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

La activista yazidí ganadora del Premio Nobel de la Paz Nadia Murad ha descrito este lunes como "una buena noticia" la muerte del líder de Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi, y ha pedido unos "Juicios de Nuremberg" para los miembros del grupo yihadista detenidos.

Murad, quien fue secuestrada en 2014 por los yihadistas y convertida en esclava sexual, logró huir y se ha convertido en una de las principales voces de la comunidad yazidí en su denuncia contra las atrocidades cometidas por el grupo.

"La muerte de Al Baghdadi es una buena noticia para el mundo, especialmente para aquellas comunidades que fueron atacadas por Estado Islámico", ha dicho, en una serie de mensajes publicados en su cuenta en la red social Twitter.

En los mismos, ha resaltado que "Al Baghdadi murió como vivió, como un cobarde que usa a niños como escudo". "Dejemos que el día de hoy sea el inicio de la lucha global para llevar a Estado Islámico ante la justicia", ha agregado.

Murad ha defendido que "los que han sido capturados vivos deben ser llevados ante la justicia ante un tribunal abierto para que el mundo lo presencie", antes de recalcar que "la justicia es la única vía aceptable de acción".

"Debemos unirnos y hacer que los terroristas de Estado Islámico rindan cuentas del mismo modo que el mundo juzgó a los nazis en un tribunal público en los Juicios de Nuremberg", ha defendido.

Así, ha reiterado que "es importante no olvidar que aquellos que sufrieron a manos de Al Baghdadi y sus milicianos aún necesitan ayuda, en particular las minorías religiosas de Irak como los yazidíes y los cristianos".

"Los yazidíes siguen desplazados y miles, principalmente mujeres y niños, siguen desaparecidos", ha recordado Murad, quien ha expresado su agradecimiento a "todos, incluidos el Gobierno de Estados Unidos y los miembros de la coalición, que participaron y apoyaron esta operación".

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el domingo que Al Baghdadi murió el sábado en una operación de las fuerzas del país norteamericano en la provincia siria de Idlib (noroeste), cerca de la frontera con Turquía.

SATISFACCIÓN ENTRE LOS DESPLAZADOS

La noticia ha sido recibida con satisfacción en el campamento de desplazados de Shariya, situado cerca de la localidad iraquí de Duhok y en la que residen cientos de yazidíes desplazados.

"Estamos encantados con la noticia. Me encantaría que hubiéramos podido tener una fiesta, como en el pasado. Ha sido como una fiesta", ha dicho uno de sus residentes, en declaraciones concedidas a la cadena de televisión kurda Rudaw.

Otro de los residentes ha recalcado que "Abú Bakr al Baghdadi era el enemigo de Dios". "No tenía religión, fe o vida más allá de la muerte. Es una vergüenza que muriera en la religión de Mahoma", ha añadido.

"Pedimos a Dios volver a nuestras viviendas y que los restos de Estado Islámico desaparezcan. Pedimos a Dios que no quede ninguno", ha manifestado este hombre, que ha advertido de que no todas las células del grupo han sido erradicadas.

En este sentido, otro de los yazidíes desplazados en Shariya se ha preguntado: "Mataron a mucha gente, ¿por qué no estaríamos contentos?". "Si nuestras casas son reconstruidas, podremos volver", ha dicho.

Por su parte, el activista yazidí Murad Ismael, ha expresado su deseo de que Al Baghdadi, al que ha descrito como "el peor hombre en la historia de la Humanidad", "hubiera sido capturado para que hiciera frente en un tribunal a sus innumerables víctimas, incluidas las víctimas del genocidio yazidí".

"Había mucho que era necesario que fuera dicho y aclarado, incluido quién les financió y quién les permitió actual", ha señalado Ismael, miembro de la ONG Yazda, antes de pedir igualmente "unos juicios similares a los de Nuremberg".

EVITAR UN ESTADO ISLÁMICO 2.0

La organización no gubernamental Free Yezidi Foundation ha aplaudido igualmente la muerte de Al Baghdadi y ha recalcado que el líder yihadista "inspiró el genocidio, crímenes contra la Humanidad, crímenes de guerra e innumerables atrocidades". "Además, en su capacidad personal, fue un violador", ha resaltado.

Así, ha argumentado que "no hay duda de que la muerte de Al Baghdadi supondrá una gran derrota para Estado Islámico", si bien ha advertido de que "sería un error histórico considerar que la organización, su ideología o las decenas de miles de hombres y mujeres que son parte del grupo, lo apoyan, sus combatientes detenidos y los miembros de células durmientes, no son ya una amenaza".

"La complacencia no es una buena opción. No podemos permitirnos un Estado Islámico 2.0", ha argüido, antes de apuntar que "la situación de seguridad en Siria e Irak, especialmente para minorías religiosas como los yazidíes y los cristianos, sigue siendo precaria".

En concreto, la ONG ha cargado contra el "apoyo financiero y logístico recibido por parte de varios actores" y ha lamentado que "en el noreste de Siria, una sociedad moderada y multiétnica tolerante con las minorías religiosas haya sido atacada por islamistas extremistas, incluidos miembros de Estado Islámico que aceptaron órdenes de Al Baghdadi, sean ahora armados y financiados por Turquía".

"Estos terroristas deben hacer frente a un juicio, no volver al campo de batalla en Siria", ha dicho, al tiempo que ha incidido en que "habría preferido" que Al Baghdadi fuera capturado vivo "para que respondiera por sus crímenes"..

"Estado Islámico no es sólo una organización terrorista. Era un 'cuasi Estado' que preparó y perpetró un genocidio, atrocidades en masa y violaciones en masa de manera sistemática. Ninguna redada o juicio podrá eliminar el trauma de lo que ha pasado a nuestro pueblo", ha zanjado.

LA COMUNIDAD YAZIDÍ

La comunidad yazidí ha quedado dispersada en varios campamentos de desplazados en Irak, principalmente en la región semiautónoma del Kurdistán iraquí, desde que los yihadistas irrumpieron en 2014 en las que eran sus tierras ancestrales en el país.

Los yihadistas asesinaron y secuestraron a más de 9.000 miembros de la comunidad en Sinyar --muchos de los cuales fueron sometidos a esclavitud sexual--, en lo que Naciones Unidas ha descrito como una campaña de genocidio contra ella. Líderes de la comunidad han señalado que cerca de 3.000 personas siguen desaparecidas.

Desde la liberación de Sinyar han sido halladas decenas de fosas comunes con numerosos cuerpos de miembros de la comunidad yazidí, a la que los yihadistas consideraban "adoradores del demonio".

La comunidad contaba con cerca de medio millón de miembros antes de 2014, de los cuales unos 300.000 viven en la actualidad en los citados campamentos.

La zona de Sinyar, escenario de una disputa entre el Gobierno y las autoridades kurdas y que acoge a varios grupos armados kurdos, aún no ha sido reconstruida.

El yazidismo es una religión minoritaria que se remonta al año 2.000 a.C. y que tiene sus orígenes en el zoroastrismo, es decir, se basa en las enseñanzas del profeta y reformador iraní Zoroastro.

Los miembros de la comunidad creen en los siete ángeles en cuyas manos Dios confió los asuntos del mundo. Pero, para ellos, el más importante es el conocido como Melek Tawus también llamado el Ángel Pavo Real, que tanto para cristianos como musulmanes representa al diablo, Lucifer o Satanás, por lo que también se les define como 'adoradores del diablo'.