Publicado 18/09/2020 10:45CET

Siria.- La ONU acusa a los rebeldes sirios apoyados por Turquía de posibles crímenes de guerra

Siria.- La ONU acusa a los rebeldes sirios apoyados por Turquía de posibles crím
Siria.- La ONU acusa a los rebeldes sirios apoyados por Turquía de posibles crím - Anas Alkharboutli/dpa - Archivo

MADRID, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

La oficina de la ONU para los Derechos Humanos ha detectado un patrón de abusos en las zonas sirias bajo control de los rebeldes apoyados por Turquía y ha advertido de que se estarían cometiendo delitos castigados bajo el Derecho Internacional, "entre ellos crímenes de guerra".

La oficina que encabeza la expresidenta chilena Michelle Bachelet ha detectado un "alarmante patrón" en áreas como Afrín, Ras al Ain y Tel Abiad, donde habrían aumentado los casos de asesinato, secuestro, traslado ilegal de personas, incautaciones de propiedades y desapariciones forzosas, entre otros abusos.

Entre las víctimas, figuran personas percibidas como aliadas de otros actores implicados en el conflicto o que podrían ser utilizadas de una u otra forma para mejorar en el ámbito militar, por ejemplo mediante la obtención de rescates a cambio de su liberación. También se han dado casos de luchas entre distintas facciones dentro de los propios rebeldes en busca de más poder.

Entre enero y mediados de septiembre, los investigadores de la ONU han confirmado la muerte de al menos 116 civiles por artefactos explosivos caseros o restos de armas, entre ellos 22 menores de edad. Además, 463 civiles han resultado heridos, según el informe publicado este viernes.

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos ha advertido de que "la protección de la vida de los civiles es vital en cualquier circunstancia", también en el marco de un conflicto como el de Siria. Poner en peligro la vida de personas ajenas a la guerra, ha añadido, contraviene el Derecho Internacional.

El mensaje de Bachelet se extiende también a Turquía, ya que muchos de estos grupos operan bajo un "control efectivo" de las fuerzas turcas. En este sentido, ha pedido a las autoridades turcas que investiguen de forma "imparcial, transparente e independiente" los posibles abusos y procesen a los responsables "de lo que, en algunos casos, equivalen a crímenes contra el Derecho Internacional, entre ellos crímenes de guerra".

Además, Bachelet ha apuntado que hay denuncias "preocupantes" sobre el posible traslado de detenidos a territorio turco tras ser interceptados en el norte de Siria por milicianos rebeldes.

RESPETO A LOS SUMINISTROS ESENCIALES

La ONU teme que los milicianos utilicen también como "arma" servicios esenciales como los suministros de agua y electricidad, ya que los rebeldes pro turcos habrían limitado el bombeo de agua para Hasaka y sus zonas aledañas --en total un millón de personas-- gracias al control que ejercen de una planta en Aluk.

Además, las Fuerzas Democráticas Sirias, otra alianza rebelde encabezada por guerrilleros kurdos, habría sido acusada a su vez de limitar el suministro de electricidad que llega a dicha planta.

Bachelet ha afirmado que este tipo de actuaciones "ponen en peligro las vidas de un gran número de personas", un riesgo que se hace "más agudo" en mitad de una pandemia como la de la COVID-19. "Insto a todas las partes a garantizar que los civiles y sus objetos e infraestructuras quedan al margen de ataques", ha concluido.