Publicado 07/01/2021 07:48CET

Siria.- La ONU condena los ataques mortales con coches bomba en Siria, un "trágico recordatorio" del conflicto

Soldados del Ejército sirio de camino al frente en Tel Tamir
Soldados del Ejército sirio de camino al frente en Tel Tamir - CAROL GUZY / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

La ONU ha condenado este miércoles las muertes en ataques con coches bomba en Siria y ha asegurado que son un "trágico recordatorio" del precio que pagan los civiles en el país, que ya acumula diez años de conflicto.

Dos ataques han tenido lugar este miércoles en el país, la primera explosión ha sido en Ras al Ain, en el noreste de Siria, cuando un coche bomba ha sido detonado en una zona de mercado, "matando a dos niños e hiriendo a su madre y a varias personas más", ha detallado Naciones Unidas.

El segundo incidente ha sido cerca de una panadería en Jinderis, un zona rural al noroeste de Alepo, donde una persona ha muerta y otras tantas han resultado heridas, entre ellas dos niños.

Ante estos ataques, el coordinador residente de la ONU y coordinador humanitario para Siria, Imran Riza, y el coordinador regional humanitario para la crisis de Siria, Muhannad Hadi, han emitido un comunicado en el que han expresado su pésame a las familias de las víctimas y afectados por la violencia.

"Este año, los civiles en Siria habrán soportado diez años de crisis. Estos dos ataques tan pronto en el nuevo año sirven como un trágico recordatorio del precio que los civiles en todo el país continúan pagando", han lamentado ambos líderes.

Además, han urgido a las partes del conflicto a que respeten sus obligaciones de tomar todas las precauciones para proteger a los civiles, de conformidad con el Derecho Internacional Humanitario y con los Derechos Humanos.

Durante las últimas semanas se ha registrado un repunte de los enfrentamientos entre las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), encabezadas por la milicia kurdo-siria Unidades de Protección Popular (YPG), y los rebeldes apoyados por Turquía.