Publicado 19/09/2020 02:43CET

Siria.- La ONU habla de conversaciones "sustantivas" del Comité para Siria y ve un "débil pero real rayo de esperanza"

Siria.- La ONU habla de conversaciones "sustantivas" del Comité para Siria y ve
Siria.- La ONU habla de conversaciones "sustantivas" del Comité para Siria y ve - V. Martin/UN Geneva /dpa - Archivo

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

El enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Geir Pedersen, ha señalado este viernes que las conversaciones del Comité Constitucional para Siria que se celebraron en agosto fueron "sustantivas" y brindan un "débil pero real rayo de esperanza" para solucionar el conflicto en el país.

Así lo ha comunicado ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, donde ha especificado que en esta tercera ronda de discusiones en Ginebra, las partes convocadas --Gobierno, oposición y sociedad civil-- acordaron un esquema para el desarrollo de la agenda sobre el país y que están surgiendo "puntos en común" sobre algunos temas.

No obstante, Pedersen ha lamentado que aún persiste una profunda desconfianza entre todas las partes involucradas en el conflicto sirio.

Ha aludido a diferencias "muy reales", incluso a nivel general, y ha precisado que las partes no alcanzaron un acuerdo sobre la agenda para la próxima sesión. "Necesitamos ultimar la agenda sin más demora si nos vamos a reunir a principios de octubre como esperábamos", ha urgido.

El Comité Constitucional para Siria tiene el mandato de preparar y redactar una reforma constitucional en el país. El Comité puede revisar y enmendar la Constitución de 2012 o, en su lugar, redactar una nueva. El borrador debe incorporar los 12 principios que surgieron del proceso de Ginebra y fueron aprobados en las negociaciones llevadas a cabo en la ciudad rusa de Sochi.

"Si podemos finalizar una agenda y avanzar de esta manera, tengo la esperanza de que podamos profundizar este proceso con una cuarta sesión pronto", ha agregado Pedersen.

En cuanto a la seguridad, Pedersen ha especificado que Siria es un entorno "altamente internacionalizado", con cinco ejércitos extranjeros en su territorio y que su soberanía está "comprometida".

Sin embargo, aunque ha concedido que se mantiene una calma "generalizada" en todo el país, ha denunciado "incidentes preocupantes" que podrían desestabilizarla. En este contexto, ha mencionado "más rondas de ataques aéreos, atribuidos a Israel por el Gobierno sirio" o "escaladas" en el noroeste del país, a pesar del acuerdo alcanzado en marzo entre Rusia y Turquía.

En este sentido, ha instado a todos los actores involucrados en el conflicto a evitar cualquier incidente violento, aprovechar la relativa calma y, como pide la Resolución 2254, establecer un alto el fuego en todo el país.

A juicio de Pedersen, "hay un creciente reconocimiento entre muchos actores clave de que realmente no existe una solución militar", para el conflicto y "la única forma de avanzar es una negociación y un acuerdo político, por difícil que sea".

LA PANDEMIA AGRAVA LA SITUACIÓN HUMANITARIA

Por otro lado, el enviado especial se ha referido a la pandemia de COVID-19, que constituye "un gran desafío" para los sirios, que ya son extremadamente vulnerables por el conflicto, que dura ya una década.

Hasta el momento, las autoridades sanitarias sirias han notificado más de 3.700 casos de la COVID-19 y 168 fallecimientos, aunque el secretario general adjunto de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock, alertó el miércoles de que la propagación de la enfermedad en el país puede ser "mucho mayor" de lo que sugieren los datos.

Según Pedersen, algunas áreas de Siria ya han visto que sus centros de salud se han enfrentado a "desafíos" para absorber a todos los casos sospechosos de COVID-19, especialmente porque los trabajadores sanitarios, que ya escasean, están contagiados.

La ciudadanía se enfrenta a inseguridad alimentaria, pobreza y privaciones en medio de un colapso económico derivado de la pandemia. De hecho, según el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el precio de una cesta de la compra estándar ha aumentado su precio en Siria en más de un 50 por ciento con respecto al año pasado.