Publicado 16/12/2020 22:41CET

Siria.- La ONU urge a aumentar las donaciones para asistir a la población de Siria necesitada: "Se necesita más"

Una mujer con niqab en el campamento de familiares de milicianos de Estado Islámico en Al Hol, en Siria
Una mujer con niqab en el campamento de familiares de milicianos de Estado Islámico en Al Hol, en Siria - CAROL GUZY / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

El secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock, ha pedido este miércoles aumentar las donaciones para asistir a la población siria necesitada, argumentando que "se necesita más" financiación.

Ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Lowcock, que ha agradecido a los donantes la ayuda que han proporcionado para aliviar las condiciones de los sirios durante el invierno, ha lamentado que la financiación actual sólo permitirá al organismo alcanzar a 2,3 millones de personas necesitadas, de los más de tres millones que se contabilizan.

Las familias en Siria "siguen sin respiro después de casi una década de conflicto", ha recordado, recalcando que la guerra ha dejado a "millones de personas desplazadas, empobrecidas, traumatizadas y sufriendo una profunda pérdida personal".

Además, una economía en caída libre, la pandemia de COVID-19, el aumento de la inseguridad alimentaria y la desnutrición están aumentando el número total de personas necesitadas, ha agregado.

Poniendo el foco en la pandemia de COVID-19, Lowcock ha señalado que la limitación de pruebas diagnósticas ha hecho que el alcance de la enfermedad sea "imposible" de evaluar en Siria, aunque ha resaltado que las camas hospitalarias están en su capacidad plena en varias provincias y los casos en escuelas se han triplicado en noviembre.

"Más allá del impacto sanitario inmediato, estamos extremadamente preocupados acerca de los efectos secundarios de la pandemia", ha continuado, mencionando el acceso a la educación de los niños sirios. En este sentido, ha aludido a un análisis elaborado por Save the Children que concluye que la COVID-19 y la pobreza creciente han sacado de la escuela a dos tercios de los niños sirios en el norte del país.

En cuanto a la crisis económica en la que está inmersa Siria, Lowcock ha resaltado que el precio de una cesta básica de la compra "es más alto que en cualquier otro momento" desde que el Programa Mundial de Alimentos (PMA) comenzó a analizar los precios en 2013. Así, el más del 80 por ciento de las familias desplazadas no cubre sus necesidades básicas.

En este sentido, ha ilustrado el impacto de la crisis en los más vulnerables del noroeste del país y ha señalado que el retraso en el crecimiento infantil ha aumentado cinco puntos porcentuales. Además, el 37 por ciento de las madres desplazadas están desnutridas.

Lowcock también ha aludido a la "vulnerabilidad" de las operaciones humanitarias en esta parte del país y ha recordado que "cuando se suspende la ayuda, los más necesitados son los que sufren" y que el Derecho Internacional humanitario exige que todas las partes permitan y faciliten el acceso rápido y sin trabas de la asistencia humanitaria.

Por su parte, el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Geir Pedersen, ha aseverado que, tras una década de conflicto, el proceso político no ha funcionado para el pueblo sirio, que "continúa sufriendo profundamente" tanto dentro como fuera del país.

"Sólo una solución política puede poner fin a este sufrimiento y prevenir la reanudación del conflicto y la inestabilidad, protegiendo a los civiles de Siria y la región de un peligro mayor", ha añadido.

Con la vista puesta en 2021, Pedersen ha reiterado la necesidad de un alto el fuego en todo el país, una redacción constitucional sustantiva y un esfuerzo más amplio para abordar todos los asuntos que conciernen al país, con acciones que construyan confianza.