Publicado 15/04/2021 11:30CET

Siria.- Siria rechaza el informe de la OPAQ sobre el ataque en Saraqib y dice que contiene "hechos inventados"

Archivo - El presidente de Siria, Bashar al Assad
Archivo - El presidente de Siria, Bashar al Assad - -/SANA/dpa - Archivo

MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Siria ha rechazado el informe de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que acusa a Damasco de un ataque ejecutado con armas químicas en febrero de 2018 en la ciudad de Saraqib y ha recalcado que cuenta con "hechos inventados".

El Ministerio de Exteriores sirio ha señalado que el informe es "engañoso" y ha resaltado que fue realizado por "el llamado Equipo de Investigación e Identificación, que Siria y varios países han descrito como un equipo ilegítimo y no creíble".

Así, ha manifestado que el informe supone "otro escándalo" en el seno de la OPAQ y ha reseñado que el texto "manipula los hechos" para acusar al Gobierno del ataque en Saraqib, entonces un bastión rebelde situado en el noroeste de Siria.

"Siria condena en los términos más firmes lo que se ha incluido en el informe", ha indicado el Ministerio, que ha negado que Damasco haya usado armas químicas en Saraqib o cualquier otra ciudad en el marco de la guerra, según ha recogido la agencia estatal siria de noticias, SANA.

En este sentido, ha hecho hincapié en que el Gobierno sirio "rechaza categóricamente el uso de armas químicas por parte de cualquiera, en cualqueir momento o lugar" y ha reiterado que "Siria nunca ha usado armas químicas ni puede usarlas".

La OPAQ, que supervisó precisamente la eliminación del arsenal químico en Siria con el conflicto ya iniciado, ha concluido que hay "indicios razonables" para pensar que el 4 de febrero de 2018, a las 21.22 horas, un helicóptero de la Fuerza Aérea siria lanzó "al menos un cilindro" con gas cloro sobre Saraqib.

Con el documento divulgado este lunes, ya son dos los informes elaborados por un equipo de la OPAQ que tiene como principal cometido señalar a los posibles responsables del uso de armas químicas en Siria y que aplica sobre el terreno la ampliación del mandato de la organización, que inicialmente carecía de la potestad de repartir culpas.

En su primer informe, publicado en 2020 y relativo a unos hechos ocurridos en marzo de 2017 en la región de Hama, los expertos también concluyeron que el régimen de Bashar al Assad había utilizado armamento químico prohibido, en concreto gas sarín y cloro.

Contador