Publicado 13/03/2021 07:06CET

Somalia.- La falta de lluvias amenaza el sustento de los somalíes mientras 2,7 millones sufrirán una crisis alimentaria

Archivo - Una mujer afectada por la sequía en Somalia
Archivo - Una mujer afectada por la sequía en Somalia - DPA / ANNA MAYUMI KERBER - Archivo

MADRID, 13 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Oficina de Coordinación para Asuntos Humanitarios (OCHA) de Naciones Unidas ha recordado que la escasas lluvias estacionales "amenazan" a 2,7 millones de somalíes que se estima se encontrarán en los próximos meses en un nivel de "crisis" de inseguridad alimentaria, mientras decenas de miles ven peligrar la supervivencia de su ganado", "la base de su sustento".

La portavoz de la OCHA, Jens Laerke, ha avanzado que ya se han notificado condiciones previas a la sequía en zonas de las regiones de Somalilandia, Puntlandia, Hirshabelle, Galmudug y Jubalandia.

"La pérdida de pastos de secano amenaza la supervivencia del ganado, que es la base del sustento de muchos somalíes. Los desplazados han dicho que se trasladan en busca de agua y pastos para sus animales", ha relatado sobre la situación en el país del Cuerno de África.

Alrededor de 2,7 millones de desplazados, entre ellos cerca de 840.000 niños menores de cinco años, están en riesgo de "crisis" de inseguridad alimentaria entre los meses de abril y junio, la principal temporada de lluvias en el país, lo que supone un aumento de más del 65 por ciento en comparación con el nivel actual, según Laerke.

Frente a la escasez de agua, que también incrementa el brote de enfermedades, organizaciones humanitarias entregan el suministro a 300.000 personas en las áreas afectadas. Por esto, se han liberado 13 millones de dólares (cerca de 11 millones de euros) del Fondo Humanitario de Somalia para intensificar los esfuerzos en la respuesta.

La portavoz de la OCHA ha señalado que también está en camino una asignación de respuesta rápida de siete millones de dólares (unos 5,8 millones de euros) del Fondo Central de Respuesta a Emergencias, así como se liberarán hasta 20 millones de dólares (más de 16,7 millones de euros) para financiar acciones anticipadas en el país.

Somalia experimenta una compleja crisis humanitaria de múltiples niveles desde hace décadas, marcada por los conflictos y crisis climáticas, además de enfermedades y débiles mecanismos de protección social.

La plaga de langostas y la pandemia de la COVID-19 son sus más recientes desafíos.

En este contexto, se estima que en este año 5,9 millones de personas requieran de ayuda humanitaria. Frente a esta situación, Naciones Unidas, junto a sus socios, tiene el propósito de llegar a cuatro millones de personas vulnerables con asistencia durante todo el año.

Para ello, tal y como ha recordado la organización, necesitan cerca de 1.090 millones de dólares (más de 911,8 millones de euros), si bien hasta el momento solo se ha obtenido el 2,5 por ciento de esta cantidad.