Publicado 19/11/2021 15:23CET

Somalia.- La FAO alerta de que más del 80% de Somalia hace frente a condiciones de sequía grave

Archivo - Una mujer afectada por la sequía en Somalia
Archivo - Una mujer afectada por la sequía en Somalia - DPA / ANNA MAYUMI KERBER - Archivo

Cerca de 26 millones de personas están ya haciendo frente a niveles altos de inseguridad alimentaria en el Cuerno de África

MADRID, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha alertado de que más del 80 por ciento de Somalia hace frente a condiciones de sequía grave tras tres años consecutivos sin una temporada de lluvia y ha subrayado que la situación ha causado "un gran sufrimiento humano".

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) ha indicado que "los impactos del cambio climático y la variabilidad en Somalia son las principales causas de los peligros climáticos a los que hace frente el país desde hace diez años".

"En 2018 y 2019 el país experimentó grandes lluvias que provocaron inundaciones masivas y otros impactos negativos asociados. Esto fue seguido por malas temporadas de lluvias desde 2020", ha resaltado el organismo en su último informe.

En el documento ha reseñado que "el traslado de agua y la migración de poblaciones y cabezas de ganado es generalizada en muchas zonas, lo que ha provocado un agotamiento de los recursos limitados", antes de agregar que los niveles en los ríos Yuba y Shabelle "son bajos y se espera que desciendan en los próximos meses".

El organismo ha señalado que se espera un fracaso de las cosechas "en la mayoría de las zonas agrícolas" y ha resaltado que las previsiones de lluvias para la segunda mitad de noviembre apuntan a que "no serán efectivas a la hora de mitigar las condiciones de sequía".

En este sentido, ha hecho hincapié en que "se espera que las condiciones de sequía empeoren en diciembre de 2021 y el primer trimestre de 2022, llevando a una situación similar a la presenciada en 2017".

La FAO y la Autoridad Intergubernamental sobre el Desarrollo (IGAD) indicaron el jueves que "las comunidades vulnerables en la región de la IGAD siguen experimentando una mezcla compleja de 'shocks' reforzados y estrés que erosionan su resiliencia ante la inseguridad alimentaria y nutricional".

En este sentido, destacaron que 26 millones de personas están ya haciendo frente a niveles altos de inseguridad alimentaria, una cifra que podría aumentar durante la primera mitad de 2022 debido al "empeoramiento de las condiciones de sequía" en el Cuerno de África.

"Se necesita una acción urgente para salvaguardar los sustentos, salvar vidas y evitar la posible muerte de personas a causa del hambre en algunas zonas", indicaron el secretario ejecutivo de la IGAD, Workneh Gebeyehu, y el coordinador subregional de la FAO para África Oriental, Chimimba David Phiri.

De esta forma, resaltaron que "las condiciones de sequía están ya afectando a las tierras áridas y semiáridas de Kenia, el sur y el centro de Somalia y el sur y el sureste de Etiopía", lo que ha causado una reducción de los cultivos y de la producción de ganado en estos países.

La FAO y la IGAD resaltaron además que las previsiones climatológicas apuntan a un posible "deterioro" de las condiciones y manifestaron que la población hace ya frente a las consecuencias del cambio climático, el conflicto, el coronavirus y las langostas del desierto.

"Esto es una gran fuente de preocupación, ya que la inseguridad alimentaria en la región ha aumentado drásticamente a lo largo de la historia tras malas temporadas de lluvias", por lo que apostaron por ayudar a agricultores y ganaderos y aumentar las contribuciones internacionales en estos países para "proteger la vida y el sustento de las comunidades que soportan los peores efectos de la sequía".

Contador