Publicado 23/10/2021 10:43CET

Somalia.- Las fuerzas somalíes entran en la ciudad de Guri El para arrebatar el control a las milicias sufíes

Archivo - Restos de un vehículo en Puntlandia, Somalia
Archivo - Restos de un vehículo en Puntlandia, Somalia - ANDREW RENNEISEN - Archivo

MADRID, 23 Oct. (EUROPA PRESS) -

Fuerzas del Gobierno federal de Somalia y del céntrico estado de Galmudug han entrado en la ciudad de Guri El para arrebatar el control que ejercen sobre ella desde primeros de mes las milicias sufíes de Ahlu Sunna Wal Jama'a (ASWJ), en la reactivación un conflicto que ha pasado estos últimos meses prácticamente desapercibido en medio de la crisis política que atraviesa el país africano y que ha dejado ya más de 100.000 desplazados.

Según han confirmado múltiples fuentes al portal de noticias Goobjoog, las fuerzas conjuntas federales y estatales entraron en la ciudad el viernes por la noche. De momento no hay información de bajas pero sí de combates en el centro de la localidad, situada a unos 65 kilómetros al suroeste de la capital del estado, Dhusamareb.

Durante varios años el estado de Galmudug ha sido el bastión de estas milicias, consideradas rivales de la organización terrorista Al Shabaab. A pesar de que el Gobierno somalí pareció recuperar por completo el control del estado de manos del ASWJ a principios del año pasado, el grupo se revolvió con la conquista de Guri El donde se apoderó de varios edificios institucionales, y protagonizó enfrentamientos que dejaron una decena de fallecidos en la localidad de Bohol.

Las milicias se arrogan cierta legitimidad política. El líder de la organización, Mohamed Shakir, ejerció como primer ministro de Galmudug tras un acuerdo negociado por la Autoridad Intergubernamental sobre el Desarrollo para África Oriental (IGAD) en 2018, pero su grupo llevaba años sin entrar en combate. De hecho, acordaron el cese de su actividad en Dhusamareb, que abandonaron en 2015, dentro del marco de las conversaciones para la estabilización del estado.

La Agencia de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), avisó el jueves de que 100.440 personas habían sido desplazadas desde el cerco de las fuerzas somalíes al clan y necesitaban asistencia humanitaria. La situación se ha agravado por la inminente sequía y la escasez de agua que enfrenta la región.

Si bien desde el Gobierno central se considera que esta ofensiva ha sido inevitable tras el fracaso de las conversaciones con ASWJ, el exministro de Seguridad del estado, Ahmed Fiqi, ha criticado duramente al presidente del estado, Ahmed Qurqur, a quien acusa de forzar la situación en beneficio del Gobierno, para desestabilizar al estado y consolidar la permanencia en el poder del presidente del país, Mohamed Abdulahi alias 'Farmajo', desde hace meses involucrado en disputas territoriales.