Somalia.- Al menos 100.000 niños han abandonado sus hogares por las fuertes lluvias en Somalia

Publicado 31/10/2019 14:32:31CET

MADRID, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

Al menos unas 200.000 personas, de las cuales cerca de 100.000 son niños, han sido forzadas a abandonar sus hogares en Beledweyne a raíz de las fuertes lluvias que continúan cayendo en las regiones de Hiiraan y Bakool, en el centro de Somalia, según ha señalado Save the Children en un comunicado.

El equipo de la ONG en el lugar ha informado de que todos los barrios han quedado bajo el agua, lo que ha llevado a las familias a escapar en tractores, burros, embarcaciones o a pie. Miles de familias ahora viven en campamentos improvisados en terrenos más altos, ubicados en las áreas aledañas, y necesitan urgentemente alimentos, agua y otros servicios básicos.

"Somalia es una de las zonas más afectadas por la crisis climática y los recursos cada vez son más limitados. El agravamiento de la situación en Beledweyne y Bardale es una muestra de lo vulnerables que son estas comunidades", ha dicho el director de la ONG en el país, Mohamud Mohamed Hassan.

Además, el hospital principal en Bardale se encuentra actualmente inoperativo, lo que ha avivado el miedo de las comunidades que podrían no estar preparadas para un nuevo brote de enfermedades como la malaria o el cólera. De este modo, Save the Children ha desplegado sus equipos sanitarios y ha establecido centros de asistencia médica y de nutrición en las zonas afectadas para ayudar a los niños desplazados.

Hassan ha pedido "que los donantes ayuden urgentemente" ante la posibilidad de que los centros de apoyo colapsen. "Ahora mismo, nuestra mayor preocupación es la crisis sanitaria que se puede desarrollar con la propagación del cólera o la malaria, enfermedades que son devastadoras para los niño", ha alertado.

La situación podría empeorar este fin de semana, con la llegada de la tormenta tropical 'Kyarr', que tocaría tierra en Puntlandia y Somalilandia, con fuertes vientos, lluvias e inundaciones. Frente a esto, Save the Children está vigilando el progreso de la tormenta y preparando los operativos de ayuda.

"La mayoría de nuestro personal en la región también ha tenido que desplazarse y han visto sus hogares destruidos por las inundaciones, sin embargo están trabajando incansablemente para salvar vidas y mantener sanas a las familias. Estamos preocupados porque la situación empeora rápidamente", ha agregado.

Cerca del 85 por ciento de los ciudadanos de Beledweyne, donde viven cerca de 400.000, han sido afectadas por las lluvias, según el Gobierno somalí, que ha agregado que la situación se ha extendido a zonas como Bardale, en el sur del país, donde otras 30.000 personas se han visto perjudicadas. Se prevé que las lluvias aumenten en los próximos días.

Por su parte, el Gobierno ha hecho un llamamiento a las organizaciones humanitarias para que sumen esfuerzos con el fin de contener la crisis en las comunidades afectadas de Beledweyne y sus alrededores.